lunes, 7 de mayo de 2012

CALENDARIO MAYA Y PROFECÍAS DEL 2012 (Información Sede Central FRC)




CALENDARIO MAYA Y PROFECÍAS DEL 2012


          Hemos recibido muchas cartas de preocupación en relación con el Calendario Maya que termina este Solsticio de Invierno 2012, y otros temas relacionados con sitios que anuncian el Fin del Mundo.  No obstante el Calendario Maya, que sigue el Ciclo de Venus, se haya obsoleto puesto que ha sido reemplazado por el moderno Calendario basado en el Ciclo del Sol el cual se usa en la mayor parte del mundo actual. La Gloriosa Cultura Maya prácticamente ha desaparecido puesto que su ciclo actual llega a su fin en el próximo Solsticio de Invierno. Se nos han dado las Enseñanzas para que preparemos nuestros cuerpos y lleguemos a ser pioneros de esta nueva Época de Responsabilidad y Liberación, colaborándole al Cristo Pastor de la humanidad durante el ingreso de la Era de Acuario.
          Como guía se nos ha dicho que nos enfoquemos en lo interior .Si enfocamos nuestra mente en el Amor y la Luz, resultará más fácil resistir el miedo, puesto que solo podemos estar enfocados en una sola cosa (Amor-Luz sin miedo). Esta es la razón por la cual Cristian Rosenkreutz ha sugerido que nos concentremos en las palabras de la primera epístola de San Juan: “Dios es Luz, si andamos en la Luz, como Él está en la Luz tenemos Comunión unos con otros.”  (I Juan 5,7)
          El Calendario Maya fue establecido a finales de la Lemuria y comienzos de la Atlántida, los cuales por estar basados en Venus se relacionaban con “el crecimiento y el desenvolvimiento”. Le fue útil a la humanidad durante la Época Atlante.  Al movernos a la Época Aria en la que  nuestro mundo gira en torno a la nueva influencia del Sol, la decreciente influencia de la Atlántida, que había estado influenciando a la humanidad, llega a su fin, para que podamos ingresar plenamente a la Quinta o Época Aria. Sin embargo, el venidero evento del Solsticio de Invierno señala también el ingreso de un nuevo impulso espiritual, que afecta las actividades de los planos internos con una nueva influencia que promueve la expansión de la consciencia tanto de manera general en la Época Aria y de manera específica con la llegada de la Era de Acuario. La evolución de la vida es un ciclo contínuo y una Era no desaparece de la noche a la mañana, pues nosotros aún estaremos evolucionando en la Era de Piscis durante los siguientes 488 años, hasta que el proceso gradual de la precesión de los equinoccios nos acerque a la cúspide de Acuario.

         El final de la Cuenta Larga del calendario Maya de 5125 años significa que estamos finalmente terminando la transición y cerrando la puerta a la cuarta Época Atlante y moviéndonos plenamente hacia la Quinta o Época Aria y a la segunda o mitad Mercurial del período Terrestre, tiempo en el cual comenzamos a asumir nuestras responsabilidades, a actuar conscientemente y a liberarnos de las ilusiones del mundo material.  Nosotros estamos en el mundo pero no somos de él.  De modo que al emprender el Gran Trabajo de Servicio compasivo e inegoísta a los demás como auxiliares visibles e invisibles y aprendemos juntos a sostener la Tierra viviendo la vida, podemos ayudar a liberar al Cristo de su regreso anual y ofrecerle la oportunidad de que vaya y prepare el reino que nos prometió antes de que ascendiera a los cielos.
          Importancia de la época actual:   El Sol y Venus tienen un ciclo de 584 días en el cual Venus sale como estrella de la mañana cada 584 días.  Este era un ciclo importante para las aventuras míticas Astrológicas de los Mayas en las que Venus estaba íntimamente conectado a la educación ofrecida por los Señores de Venus cuyo calendario celeste señalaron el auge y la caída de esa civilización. El ciclo de ocultación del Sol por Venus crea una estrella de cinco puntas en el cielo durante un período de 486 años, con ocultamientos que ocurren en pares cada 8 años.
         Estamos terminando el ciclo de ocultamiento del 2004-2012.
         Desde la venida de Cristo y por diferentes razones, la gente parece aceptar y esperar el fin del mundo.  Max Heindel es muy específico respecto del sendero de la humanidad, nuestra involución en la materia y nuestra evolución de regreso a Dios y en cuanto a que el  propósito de estas enseñanzas esotéricas es prepararnos hoy día para el estilo de vida que prevalecerá en la Era de Acuario…
          Cuando Cristo vino al mundo, el Equinoccio Vernal, el punto del ecuador celeste, donde el Sol cruza del hemisferio Sur al Norte, cada primavera se hallaba alrededor de los 7 grados de Aries, en órbita con la cúspide de Piscis.  Desde entonces la precesión del equinoccio vernal a través de la Constelación de Piscis se  encuentra ahora cerca de los 6,7 grados de Piscis.
         Por lo tanto, es de la mayor importancia que espiritualicemos nuestra mente, que agudicemos nuestras facultades espirituales, que construyamos nuestro cuerpo alma, entrenemos nuestros vehículos invisibles, despertemos nuestros sutiles sexto y séptimo sentidos, y purifiquemos nuestro cuerpo.  Max Heindel nos dice: “De este modo, el mensaje místico de la evolución del hombre está marcado en caracteres de fuego sobre el campo celestial, donde el que quiera puede leerlo.  Y cuando nosotros estudiemos el propósito revelado de Dios, aprenderemos en   cambio a conformarnos inteligentemente con tales designios y de este modo apresurando el día de la emancipación de nuestro opresor ambiente actual para ser perfectamente libres como espíritus, elevándonos por encima de la ley del pecado y de la muerte, por medio de Cristo, el Señor del Amor y de la Vida.
         A nosotros toca descifrar este mensaje y resolver el misterio del Universo”.

Artículo extraído de la revista “2012 Worldwide Echoes” de Mayo-Junio 2012, publicada por The Rosicrucian Fellowship, Oceanside, California, U.S.A.

* * *

Aporte del Centro Fraternal Rosacruz de Santiago de Chile, que agradecemos.

*


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada