miércoles, 13 de junio de 2012

CONSTANCIO C. VIGIL “Las Enseñanzas de Jesús”




MUY ESTIMADOS AMIGOS:

                                                           A continuación les adjunto un tema interesante, se trata de la interpretación de un pasaje Bíblico, cuya autoría pertenece a ese gran escritor argentino que fue Don Constancia C. Vigil y que lo publicara en una antigua Revista Billiken.
                                                           Recuerdo con que placer leíamos esta publicación cuando éramos niños, así como tantos libros escritos por este mismo autor, como por ejemplo: “las Enseñanzas de Jesús” de donde originalmente fue extraído este tema; así como ese pequeño libro maravilloso llamado UPA del que tantos niños aprendieron a leer y por cierto ese incomparable texto titulado: “El Erial”, del que muchos  temas fueron extraídos para ser publicados en diferentes revistas de los Centros de la Fraternidad Rosacruz de América Latina.
                                                           Un Probacionista me dijo una vez que el creía que Vigil había pertenecido como miembro activo de la Fraternidad Rosacruz, no se si esto fue verdad o no, de todas maneras en sus escritos advertimos muchas enseñanzas que coinciden plenamente con la Filosofía Rosacruz.
                                                           A continuación les transcribo la interpretación Bíblica correspondiente.-

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

            “Entonces, llamando de nuevo al pueblo, dijo: Escuchadme todos y entendedlo bien:
            Nada de afuera que entra en el hombre puede hacerle inmundo, más las cosas que proceden del hombre, esas son las que dejan mácula”.

                                                                                  San Marcos – VII – 14 y 15

            La gente vive siempre temerosa de los peligros, las influencias y los contagios de afuera, La gente teme de los otros hombres, de los alimentos, de las aguas, del aire.
            Y el Maestro Divino, con Su infinita Sabiduría, hace saber a los hombres que los daña, los enferma, los envilece y los hace sufrir lo que sale de ellos mismos: los torpes pensamientos, las torcidas intenciones, los actos viles, las ruindades de hecho y de palabra.
            Al explicar: “Si alguno tiene oídos para oír, oiga”, aclara perfectamente el alcance de su enseñanza. No todos lo entenderán; pero si los que conozcan la fuerza incontrastable del espíritu y su poder ilimitado sobre la materia.
            El espíritu puro nada teme.
                                                                                  CONSTANCIO C. VIGIL
                                                                                  “Las Enseñanzas de Jesús” 
                                                                                  (Con las debidas licencias)

* * *

Artículo aportado por el Sr. Raúl Sasia, que mucho agradecemos y deseamos se encuentre muy bien, recuperándose físicamente.
Afectuosamente, Edgardo

*  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada