viernes, 15 de febrero de 2013

Habemus nuevo sumo sacerdote: el Maestro Interior


Habemus nuevo sumo sacerdote: el Maestro Interior

El Papa Benedicto XVI anunció ayer su renuncia al papado, la cual será efectiva el día 28 de este mes. El 3 de marzo del 2012, hace un año, Lee Caroll publicó las siguientes reflexiones, canalizando a Kryon:

“Los sistemas de diseño espiritual en el planeta están comenzando a cambiar. Esto no quiere decir que algunos vayan a desaparecer. Simplemente van a cambiar. Algunos de los más grandes sistemas espirituales, lo que llamarían religiones organizadas en el planeta, están cambiando. Ellas van a pasar de lo que es una autoridad exterior a la autoridad interior. La doctrina del Cristo siempre ha sido encontrar al Dios interior. Las enseñanzas fueron claras. El ejemplo de los milagros se dio como muestra de lo que los humanos podían hacer, no para que un hombre fuese adorado como un Dios. Así que cuando eso se haya asimilado, la enseñanza del Cristo podrá seguir siendo la enseñanza del Cristo. Sólo cambia la interpretación.


Las enseñanzas de los grandes profetas de Medio Oriente (todas relacionadas entre sí) hablan de unidad y amor. Así que una vez que las palabras sagradas se redefinen con una nueva sabiduría, el Humano cambia, no las palabras de los profetas. De hecho, los profetas se vuelven aún más inspirados por Dios y su sabiduría se vuelve aún más profunda.

Pronto van a perder un Papa. No tengo reloj. Pronto para nosotros, puede significar cualquier cosa para ustedes. Quien lo reemplace podría sorprenderlos, puesto que su organización en particular estará tratando de sobrevivir en ese momento. Es decir que cada vez hay menos interesados en entrar al sacerdocio. Cada vez son menos los jóvenes interesados en la organización, y el nuevo Papa debe hacer cambios para mantener viva a su iglesia. Eso significa que su organización se mantendrá, pero con una visión más moderna de lo que verdaderamente está ante todos ustedes en una nueva energía. No es la caída de la iglesia. En vez de eso, es la recalibración de la divinidad interior que coincidirá con el culto que se lleva a cabo. Es una situación donde todos ganan”.

Como tantas otras veces, Kryon acertó. El catolicismo en conjunto reúne a más de mil millones de fieles, es decir, una sexta parte de la población mundial, por lo tanto ejerce un gran peso en la psique colectiva, como egrégor, como masa energética. Así que extrapolando y buceando en los símbolos, podríamos decir que se está produciendo un cambio radical en las más altas instancias de una buena parte de la psique colectiva. Un cambio que atañe a las creencias hasta ahora más consolidadas en dicha psique, las que ejercían un gran dominio y a las que se atribuía el carácter de infalibilidad.

Lo curioso e interesante es que se trata de una renuncia por agotamiento. A los viejos paradigmas no les queda fuelle, se les está agotando el carburante. Espero que mis palabras no sean interpretadas como una crítica (el código deontológico de este blog no lo aprobaría, ni soy nadie para hacerla) hacia la figura de Benedicto XVI, sino que me refiero a lo que significa simbólicamente.

Como sugiere Kryon, el mayor cambio va a ser pasar de los pantanos enfangados del “deciden por mi” a las tierras de promesa del “yo decido” y “yo llevo el timón de mi propia existencia”. Se nos ofrece pues la oportunidad dejar de depender de una autoridad exterior para potenciar la figura del maestro interior. Pero no solo en el terreno religioso, sino en todos los demás.

Por ejemplo, en el área de la salud, parece que la salida más plausible a la actual situación es la de la autogestión de nuestros recursos energéticos. Y digo energéticos porque, a la postre, todo, absolutamente todo, es energía. Y esta autogestión es posible cuando uno se deja iluminar por el Sol de la conciencia, es decir, cuando unimos cabeza y corazón, cuando la carga eléctrica de los pensamientos se une a la carga magnética de los sentimientos, como dice Joe Dispenza en su magnífico libro “Deja de ser Tú”.

Los sentimientos atraen magnéticamente situaciones de la vida, se produce un estado del ser que genera una huella electromagnética que a su vez influye en cada átomo de nuestro mundo. Todas las experiencias existen en potencia como improntas electromagnéticas en la sopa cuántica en la que estamos inmersos. Hay infinidad de realidades posibles, por ejemplo la de la perfecta salud, la del máximo desarrollo de nuestra creatividad, la de la belleza, la de la abundancia.

Sólo tenemos que saber jugar con esos átomos sutiles y moldearlos (son como nuestras “plastelina” particular) utilizando lo que unos llaman la voluntad, otros la intención o la ecuación de decisión. Éste es uno de los ingredientes básicos, pero no es operativo sin su complemento/catalizador: una emoción elevada, es decir, corazón y mente actuando en plena sintonía. Lo cual nos da la fórmula: voluntad+amor= eficaz autogestión de nuestra realidad. Y no solo en el campo de la salud sino en todos los demás.

Numerosos experimentos que se realizaron en el Instituto Heartmath demostraron que el campo cuántico –desde el cual se puede crear cualquier holograma de realidad- no responde simplemente a nuestros deseos o peticiones emocionales, ni tampoco a nuestras intenciones/pensamientos, sino cuando ambos son coherentes y emiten la misma señal. Cuando unimos una emoción elevada con un corazón abierto y una intención consciente con un pensamiento claro, conseguimos que el campo cuántico responda de forma asombrosa a nuestros anhelos.

El proceso de la Alquimia Genética se inicia con una limpieza profunda de los canales psicogenéticos, con una toma de consciencia de los valores que nos han aportado, tanto nuestros familiares, como nuestra particular galería de espejos en general. Todo ello envuelto en un profundo reconocimiento por haber aceptado un papel en nuestra obra. Y ello implica una apertura de corazón y el despertar de una intensa emoción. Desde este punto, es cuando podemos empezar a mover las piezas del tablero genético sutil y actuar sobre el campo cuántico en la dirección que deseemos.

Es lo que hizo una mujer –la llamaremos Susana- que acudió a la A.G. porque padecía una desviación en el ojo izquierdo que le obligaba a realizar grandes esfuerzos para leer. Un día una optometrista me dijo que los problemas del ojo izquierdo estaban relacionados con la madre y los del derecho con el padre. Y efectivamente, Susana tenía una visión un poco “desviada” de su progenitora, la convivencia con ella era todo menos placentera.

Pero emprendió el camino de la consciencia, se reconcilió con la imagen que tenía de su madre, empezó a sentir amor y agradecimiento por ella y a comprender todo lo que había vivido a su lado. Y a través de una conexión con los médicos del cielo, una vez hecha la toma de conciencia, su ojo físico recuperó su plena funcionalidad, ha recuperado su posición normal, y puede leer todo cuanto le apetece. Este ejemplo ilustra todo lo anteriormente expuesto.

Concluyendo, las circunstancias nos ofrecen en bandeja la posibilidad de exclamar: “¡¡Habemus nuevo sumo sacerdote: larga vida al Maestro Interior!!”

Soleika Llop

http://abriendoconciencia.blogspot.com.ar/2013/02/habemus-nuevo-sumo-sacerdote-el-maestro.html
* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada