martes, 23 de abril de 2013

Ni la policía ni médicos pudieron contener a piba de 15 años poseída



Ni la policía ni médicos pudieron contener a piba de 15 años poseída 
Cinco agentes policiales no pudieron “sujetar” a la menor, que gritaba con voz distorsionada. 
Finalmente fue asistida por un pastor evangélico.

General Pico .- Una adolescente de unos 15 años provocó hoy a la madrugada el movimiento de policías y el Servicios de Emergencias Médicas, luego que vecinos del barrio Ranqueles de la localidad de General Pico alertaran a la fuerza pública para poder “controlar” a la jovencita que, según interpretaron quienes estuvieron en el lugar, “esta poseída”.
El episodio duró más de dos horas y entre 5 policías no pudieron “sujetar” a la menor, que gritaba con voz distorsionada y finalmente debió ser asistida por un pastor evangélico.
Según El Diario de La Pampa, pasada la 1 vecinos de la calle 36 entre 25 y 27, desesperados por la situación que atravesaba una jovencita de unos 15 años de edad, alertaron a la policía para poder “contener a la adolescente”.
Uniformados de la Comisaría Segunda y la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia se presentaron en el lugar y advirtieron la presencia de una menor, que estaba muy alterada y cuyo estado emocional llevó a los vecinos a calificar la situación como una “posesión diabólica”.
Según trascendió la joven estaba “incontrolable, hablaba con una voz distorsionada y parecía estar en transe”. Algunos adolescentes que la acompañaban habrían indicado que minutos antes habían estado en una quinta, ubicada a las afueras de la ciudad, donde participaron de una especie de “rito” y fue en ese momento cuando la joven comenzó a alterarse.
Los vecinos del lugar hicieron saber que fue “escalofriante” el momento vivido. También destacaron que una vecina que quiso ayudarla fue atacada verbalmente por la menor, quien le habría dicho que sufriría  y relató una situación íntima y personal de la mujer, que según los vecinos era imposible que conozca, ya que le adolescente ni siquiera es del mismo barrio.
Entre 5 policías trataron de contener a la alterada menor, pero les fue imposible. Hasta los uniformados mismos quedaron “impactados” por la descomunal fuerza de la niña, que no mide más de 1,60 metros.
Facultativos de Servicio de Emergencias Médicas se hicieron presentes en el lugar, pero hasta ellos, acostumbrados a vivir situaciones donde los pacientes están en shock, habrían manifestado que eso era “otra cosa”.
Finalmente los mismos vecinos dieron aviso a un pastor que tiene una Iglesia Evangélica en el barrio, quien intervino y trasladó a la joven a su iglesia, ubicada en calle 40 y 31.
El Diario habló con el pastor Cesar Ergenreeher, y relató que “por respeto a ella no voy a decir nada que pueda perjudicarla”, pero reconoció que la joven, que no asiste a su iglesia y que tampoco conoce, “estaba en una situación complicada en su vida espiritual”.
También reveló que una vez en la iglesia la joven fue calmada y “contenida espiritualmente” y luego sus padres fueron a retirarla, pero no quiso dar más detalles sobre la situación “para que no se malinterprete y se diga algo que no es lo que sucedió”.
Además criticó el accionar de la policía y el SEM, que supuestamente no la asistieron o trasladaron a otro lugar.



* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada