viernes, 12 de diciembre de 2014

La estrella mágica




LA   ESTRELLA   MÁGICA


            Así como la música produce exquisitos patrones geométricos en el éter, así lo hace también de manera particular la meditación.
            En los Templos de Misterios Cristianos, el patrón básico es la Estrella. Es por medio de una larga y devota meditación, que la Estrella aparece en el aura del devoto y en su aparición el maestro se deja ver, tal como lo hicieron los Reyes Magos en el nacimiento del Niño Jesús. La Estrella nunca deja de ser vista por los Grandes Seres de los Planos Internos y siempre es la señal de un Santo nacimiento de aquel que comienza a caminar en la senda del Cristo. Su amante respuesta es una inevitable ayuda rápida e inevitable.
            La magia de las Navidades está íntimamente conectada con la Estrella. La Estrella dorada que brilló en el cielo sobre Belén, en la más Santa de las noches, donde el radiante y glorioso Arcángel Cristo,  estaba derramando sus bendiciones sobre el perfecto cuerpo del niño Jesús, que más tarde sería el vehículo del Cristo durante los tres años de su sublime ministerio en la Tierra.
            Tal como antes notamos, en la entrada de los templos de Misterios de Grecia, en la parte alta estaban escritas estas palabras: “HOMBRE CONOCETE A TI MISMO Y ASI CONOCERAS TODOS LOS MISTERIOS DEL UNIVERSO”.
            Y así es como vamos a encontrar a la Estrella y la Cruz inscriptas sobre el cuerpo del hombre. Cuando sus brazos están extendidos y sus pies juntos, el cuerpo humano forma una cruz. Cuando sus brazos están extendidos y sus piernas separadas, el cuerpo toma la forma de una estrella de cinco puntas.
            La cruz representa los primeros años del Probacionismo, que es el tiempo de prueba y juicio. El Maestro advirtió al discípulo de todas las épocas y de todas las edades que ha habido: “Si tú eres mi discípulo, debes tomar tu cruz y seguirme”.
            La Estrella representa la culminación del discipulado, cuando el Espíritu no está más sujeto a la prisión de su cuerpo, pero puede a voluntad tener la libertad de estar en esferas más grandes y anchas usando la forma física solo como un canal para el servicio en el plano físico.
            Las sagradas heridas en el cuerpo del Cristo crucificado son la firma de esta liberación. Sus últimas palabras desde la cruz, también se refieren a este supremo evento cuando El gritó: “MI DIOS, COMO ME HAS GLORIFICADO”.
            En la transmutación de la baja naturaleza a la alta, el cuerpo se transforma en la Estrella. Esta mezcla de las fuerzas de la Estrella y la Cruz , tienen un significado místico muy profundo para que nosotros meditemos durante la estación Navideña.

Corinne Heline
Misterio de los Cristos


Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte

* * * 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada