miércoles, 29 de abril de 2015

La Crítica


La Crítica 

   3.1* Sólo criticamos aquella conducta que no compartimos porque, emocional o intelectualmente, no la comprendemos. Pero, si no la comprendemos, ¿en base a qué la criticamos? Ésa es la razón de la sinrazón de la crítica. 

    3.2* Si apreciamos un defecto en otro es porque nosotros también lo tenemos. Y esa es, precisamente la viga en nuestro ojo que nos hace ver la paja en el ajeno. Si nos quitamos nuestra viga, es decir, si corregimos nuestro defecto, dejaremos de verlo en los demás. 

     3.3* Si quieres saber qué defectos tiene una persona, fíjate en qué cosas critica en los demás. Esas, precisamente, son sus carencias. 

    3.4* Nunca imaginarás el daño que causas al hablar mal de alguien. Si lo supieses, temblarías, pues de ese mal, hasta su última partícula, te haces responsable y, un día u otro, volverá a ti y tendrás que enfrentarlo y sufrirlo en tu propia carne.

     3.5* ¿Qué conclusión te sugiere el hecho de que tengamos dos ojos, dos oídos, dos manos y dos hemisferios cerebrales y, sin embargo, sólo tengamos una lengua? Que hemos que mirar, oír, hacer y pensar el doble de lo que hablamos. O, dicho de otro modo: Que es doblemente necesario ver, oír, hacer y pensar, que hablar. O, aún mejor: Que hemos de hablar la mitad de lo que miramos, hacemos y pensamos.
    
     3.6* La crítica siempre es mucho más fácil y agradable que la autocrítica. Pero ésta es la verdaderamente importante. 

     3.7* La única baza que pueden jugar los ignorantes es la crítica negativa. Los sabios, si critican, es para ofrecer alternativas mejores o soluciones. No hagas caso de los primeros. Sigue siempre a los últimos. 

     3.8* Para escribir en serio, es decir, tras la necesaria maduración interior, hay que ser muy valiente. No ya por el riesgo de morir de hambre si se pretende vivir de ello, sino porque hay que estar dispuesto a recibir toda serie de insultos, desprecios, descalificaciones, olvidos, vacíos, etc., de parte de los que, no teniendo nada que decir, escriben para hacerse la ilusión o, lo que es peor, se permiten opinar sobre los que sí tienen algo que decir y se atreven a decirlo.

    3.9* Es fácil dictaminar cómo deberían ser los demás. Pero, ¿cómo deberías ser tú? Eso es lo importante.




*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada