miércoles, 4 de noviembre de 2015

La verdadera Sabiduría


LA  VERDADERA  SABIDURÍA

En la literatura esotérica encontramos en forma reiterada la palabra sabiduría, como definiendo a una cualidad superior que poseen algunos hombres.
            Existen varias definiciones de la palabra sabiduría, más todas ellas son incompletas si no contienen el amor. Sin ese ingrediente esencial, la sabiduría, cuando mucho, será apenas un simple conocimiento, erudición, aguda percepción de las cosas.
            El conocimiento puede ser usado tanto para el bien como para el mal. Más en la sabiduría encontramos intrínsecamente manifestado el poder del amor, lo que por si mismo indica su naturaleza superior y altruista.
            Sin manifestar amor una persona nunca puede ser sabia por cuanto solamente esa virtud la inspirará a renunciar a sus intereses personales utilizando sus conocimientos en beneficio de los demás.
            Nos dice Max Heindel en su libro Enseñanzas de un Iniciado: “La verdadera sabiduría es siempre el fruto de la unión de la mente con el corazón, porque ninguna enseñanza que carezca de estos complementos puede ser llamada sabia. La naturaleza del hombre es compleja y las enseñanzas que realmente lo ayudarán a purificarlo y elevarlo espiritualmente, deben necesariamente abarcar también múltiples aspectos.
            La sabiduría nunca puede ser enseñada ni dominada en un breve lapso de tiempo. Ella se desarrolla por medio de las experiencias recogidas en muchas y muchas vidas La naturaleza establece que cualquier atributo divino requiere, para su evolución, un largo período de maduración. Algunas plantas crecen de noche ya que no soportan la luz del día por tener una gran fragilidad. Otras demoran décadas para alcanzar la edad adulta, convirtiéndose en árboles tan fuertes al punto de mantenerse incólumes soportando las mayores borrascas.
            Lo mismo ocurre con la sabiduría. Lleva mucho tiempo para desenvolverse, más, luego de que esto ocurre se torna  inextinguible.
            El desenvolvimiento de la sabiduría en la  humanidad, así como el desarrollo del conocimiento, tuvo sus orígenes en la “Caída”. Una vez que el hombre tomo la función creadora en sus propias manos, acabó por dejarse dominar por el sexo. Por consiguiente, el uso inmoderado de esa función, tuvo como resultado la  cristalización del ser humano y lo identificó cada vez más con el plano material. A partir de ese evento surgió la necesidad del abrigo, la alimentación, la salud, la seguridad. Fue entonces el hombre obligado a pensar y actuar de tal manera que pudiera satisfacer sus necesidades inmediatas.
            Con el tiempo aprendió a pensar en el futuro empeñándose en la prevención del frío y del hambre. Ahora, al ser motivado por la compasión, algunos hombres se esfuerzan por auxiliar a sus hermanos menos afortunados para que sean liberados de tales amenazas. Aplican en esa actitud de benevolencia,  el conocimiento y el corazón. En resumen, utilizan la sabiduría. La verdadera salvación consiste, según el entendimiento de Max Heindel, en la aplicación del conocimiento atemperado por el amor, siendo esta la verdadera sabiduría.-
                                                                                                               Gilberto Silos      
ASOCIACION INTERNACIONAL DE
CRISTIANOS  MISTICOS MAX HEINDEL
Colombres 2113 – Bº Lomas de San Martín
5.008 – Córdoba – República Argentina


Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada