miércoles, 8 de febrero de 2012

Animales y Hombres







ANIMALES Y HOMBRES

Conferencia  leída en el Congreso Mundial de Sociedades Protectoras de Animales el 18 de Mayo de 1954. 

Por  PETER FREEMAN 


Hay una impostura y superstición común de que este mundo existe únicamente para el 
beneficio de la humanidad, de que el hombre tiene "dominio" absoluto sobre los 
animales, a los que se considera que viven solamente para satisfacen sus gustos y que 
éste puede explotarlos y maltratarlos como quiera. 

Que esta infortunada idea haya nacido de la ignorancia o de la irreflexión, el caso es 
que constituye una práctica común en todo el mundo, hoy por hoy, y probablemente 
esto está causando más miseria y dolor en el mundo que cualquier otra forma de crimen. 

Es posible que llegue a ser una amenaza más grande  que la bomba de hidrógeno, a 
menos "que la "actitud del hombre hacia el animal cambie. 
En épocas pasadas, los caníbales probablemente llegaban a la conclusión de que los 
otros seres humanos existían solamente para su propia satisfacción; no hay duda que los 
dueños de esclavos se imaginaron que éstos estaban únicamente allí para servir bajo su 
absoluto dominio y obedeciéndoles en todo, y hasta la emancipación de la mujer, los 
hombres generalmente pensaban que las mujeres existían para el único fin de servir oí 
hombre y sus conveniencias. 

A medida que todas esas herejías y supersticiones se denunciaron y se condenaron, la 
humanidad fue aprendiendo Gradualmente a vivir en mayor armonía Y unión; a 
reconocer los derechos de los demás, y así, la felicidad de todos se está alcanzando y 
estableciendo poco a Poco. Pero, la humanidad no ha aprendido todavía, a reconocer el 
lugar y el fin para que están los animales en el plan de la evolución, o a darse cuenta, 
siquiera de que cada animal, por pequeño e insignificante que sea tiene su propia vida 
que vivir, su propio destino que cumplir y sus derechos a ser considerado con justicia. 

Dean Inge señaló esto cuando dijo: "El gran, descubrimiento del siglo XIX de que 
pertenecemos al reino animal por parentesco de sangre, ha creado nuevas 
obligaciones éticas que todavía no han penetrado la conciencia pública".

Y como la Reina Victoria nos recordara: 

"Ninguna civilización es completa si no incluye las indefensas y mudas criaturas 
de Dios dentro de la esfera de la caridad y la misericordia".


Porque los animales viven como el hombre, sienten como el hombre y sufren como el 
hombre. Los animales comen, beben y duermen, nacen, viven y mueren, y también 
tienen una vida futura por adelante. 
Los animales comparten la obra de Dios como el hombre, disfrutan del amor de Dios 
como tal y por ende, son divinos como el hombre. Tienen Derechos así como deberes, 
necesitan Protección, no indiferencia, necesitan Simpatía, no brutalidad. 
Los animales son Creadores, no destructores, aman la Libertad, no el confinamiento, 
necesitan Libertad, no esclavitud. Son los mejores  amigos del hombre, son los más 
fieles Servidores del hombre, necesitan la Bondad del hombre y su Amor.
Hay una grande responsabilidad para cada  uno de los que, reconociendo este ideal, 
quieran contribuir a su realización. Porque "la inacción en un acto de misericordia, se 
transforma en un acto punible, de pecado capital", y gran daño puede causarse por tal 
indiferencia e irresponsabilidad. Porque una cosa sea habitual o todos lo hagan, no 
implica que eso sea necesariamente lo correcto Todos creyeron una vez que la tierra era 
plana, pero esto no la hizo plana. 
Cada uno debe descubrir la verdad por sí mismo, y cuando la haya descubierto, debe 
actuar de acuerdo con ella. 

El hecho de que los animales también compartan la vida de este planeta y tengan sus 
pretensiones y sus derechos no han sido todavía apreciado o reconocido por la raza 
humana. Quién sabe qué ulteriores beneficios esperan a la humanidad cuando esto sea 
reconocido y llevado a cabo! Una cosa es digna de destacarse, sin embargo, y es que la 
guerra, con todas sus abominaciones de bombas de hidrógeno, gases venenosos, guerra 
bacteriológica, etc., no puede terminar hasta que el hombre cese en su ataque cotidiano 
contra sus hermanos menores: los animales: Estas colosales barbaridades y esta 
explotación se ejemplifican con la caza y la pesca, los experimentos con animales vivos, 
tales como la vivisección, el comercio de pieles, las trampas, los zoológicos, los circos v 
la más extendida de todos, la superstición tan común de que el hombre necesita la carne 
de los animales como alimento. La miseria, el dolor, la crueldad y el sufrimiento que 
surgen de tal irreflexión e inhumanidad, sobrepasan toda descripción. Toda persona que 
comprenda estos hechos fundamentales y actúe de acuerdo a ellos, está haciendo que la 
Paz se aproxime un tanto más este mundo y capacitando la vida de la tierra para que se 
manifieste más plenamente, atrayendo así a hombres y animales a la meta de perfección 
que todos tratamos de alcanzar. 

Esta es la gran tarea de la época actual. Porque tal como el hombre trata los 
animales, así los Dioses de lo alto nos tratarán.   Si la humanidad quiere evitar una 
tercera guerra mundial,  con todos sus terrores y tribulaciones, dejemos de ser la causa 
de esa calamidad. 


La tarea es difícil, el sendero es áspero, los problemas son muchos, pero la humanidad 
ha triunfado merced a grandes luchas del pasado, y  con esfuerzo, determinación y 
completo entendimiento, ella puede efectuar uno de los más grandes de sus hercúleos 
trabajos. Como dijo una vez la Dra. Annie Besant: 

"El hombre aprenderá así a usar sus grandes poderes gradualmente, para elevar 
y educar a sus amigos los animales, y no para destruirlos y aterrorizarlos. Dejará 
de mirarlos como si existieran exclusivamente para  su servicio, placer o su 
comodidad, y los considerará como sus hermanos menores en la familia divina, 
sabiendo que él, el hombre, es el representante para los animales de la Divinidad a 
quien debe dar cuenta del ejercicio del poder puesto en sus manos". 

Peter Freeman

*

(Comúnmente la intuición es simplemente el reconocimiento de un hecho familiar en algunas de las vidas pasadas, aunque enfrentado por primera vez en la presente.           A.B. )

*


* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada