martes, 19 de marzo de 2013

EL AMOR


EL  AMOR

 EL DON DE DIOS

Ya indicamos en épocas anteriores que existen cuatro clases de amor que siguen un patrón  igual al que pasa el ser humano desde su nacimiento hasta su senectud:
1.  El amor que el niño en su primera infancia da a su madre debido a que ella lo nutre, alimenta, cuida y protege; ese amor es catalogado por nosotros como AMOR LUNAR  porque las fuerzas lunares son las que actúan en este tipo de amor.
amor niño madre
2 . El niño crece y llega a la época de la rebeldía, tiempo que se conoce como  adolescencia en la que quiere independizarse de su familia para hacer lo que se le apetezca sin seguir las órdenes ni demandas de sus padres; período que como la misma palabra “adolescencia” está indicando, “adolece”  de la capacidad de distinguir lo correcto de lo incorrecto; época turbulenta que corresponde a los impulsos de MARTE y corresponde al amor marciano; ciclo pasional en que todo se pide y no se da nada a cambio, sin importar persona alguna, incluso, si tiene pareja que ésta quede satisfecha sexual ni económicamente, es un amor egoísta que exige todo sin dar mayor cosa a cambio.

 
amor-adolescencia
 3. El adolescente al llegar a la etapa en que es capaz de distinguir lo bueno y lo malo y tener control sobre sus impulsos.  En ésta etapa la persona ya madura busca establecer una familia o por lo menos tener una compañera que llene sus necesidades de soltero; en otros casos busca una compañera con quien se casa al sistema antiguo o se empareja de alguna manera siguiendo los impulsos que vienen del planeta VENUS; es el amor venusino del toma y daca en el que se proporciona a la pareja el fruto del trabajo y esfuerzo; le da lo que ella pide y ésta a su vez le recompensa proporcionándole un buen hogar y compañía.
amor inegoista
4.  Cuando la persona ha establecido su familia y consecuentemente tiene hijos, llega a cierta edad en que da todo lo que tiene y no pide nada a cambio, proporciona  todo lo que los hijos o nietos requieren o lo que su pareja necesite, sin usufructuar nada para sí de su trabajo, convirtiéndose en un amor inegoísta que da todo y no pide nada; éste es el amor de URANO.

 
amor universal
Estos cuatro tipos de amor como ya dijimos los hemos enunciado en otras ocasiones.  Ahora, por acercarse el día del amor, ampliamos brevemente el concepto en lo siguiente.
Ciertamente hemos manifestado que la única panacea para curar los males del mundo constituye el amor de Cristo, siendo este amor puramente espiritual, afirmación que la  volvemos a repetir; sin embargo, dada la fecha en que se celebra el Día del Amor, miraremos las cosas con mayor amplitud.
Sin lugar a dudas en la actualidad el sexo está desbocado; pero, ¿Es el sexo amor porque alguien en el pasado le dio el calificativo de “hacer el amor”, ¿cuál fue la razón?.
En el acto sexual existe algo sumamente elevado, en lo máximo de lo divino por lo tanto  no nos pertenece, tan solo lo tenemos en custodia. Por ahora no trataremos de eliminar los problemas inherentes a la caída ni trataremos de eludir el problema.  La misión más enaltecida que podemos tener es transformar lo malo en bueno y con ese propósito diremos lo siguiente. “No importa el uso del sexo que se le dé en la actualidad, con el tiempo en un mismo renacimiento o en renacimientos posteriores, a través de la influencia de la divinidad del Cristo, estaremos en la capacidad de TRANSFORMAR LO MALO EN BUENO, DEVOLVIÉNDOLE AL SEXO SU PRINICIPIO DIVINO porque volvemos a repetir, es la fuerza más divina que tenemos en custodia.  Trabajemos pues en este sentido de transformar todo lo malo que vemos en algo bueno. Porque el Cristo es nuestro ayudador y no temeremos lo que nos hagan los demás (San Pablo).
* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada