sábado, 1 de noviembre de 2014

La parábola del sembrador



LA  PARÁBOLA  DEL  SEMBRADOR

            “Jesús enseñaba muchas cosas con parábolas y esto es lo que a continuación enseñaba:
         El sembrador salió a sembrar. Mientras sembraba, parte de la semilla cayó al borde del camino y vinieron los pájaros y se la comieron.
         Otra parte cayó en terreno rocoso, donde no tenía mucha tierra y brotó enseguida porque la tierra era poco profunda; pero cuando salió el sol, se quemó y por falta de raíz se secó. Otra cayó entre las espinas, estas crecieron, la sofocaron y no dio fruto.
         Otros granos cayeron en buena tierra y dieron fruto; fueron creciendo y desarrollándose y rindieron ya el treinta, ya el sesenta, ya el ciento por uno: y decía: El que tenga oídos para oír, que oiga”.


EXPLICACIÓN DE LA PARÁBOLA DEL  SEMBRADOR

            El sembrador siembra la Palabra. Los que están al borde del camino, son aquellos en quienes se siembra la Palabra ; pero, apenas la escuchan, viene la discordia y se lleva la semilla sembrada en ellos.
         Igualmente, los que reciben la semilla en terreno rocoso son los que, al escuchar la Palabra , la acogen en seguida con alegría; pero no tiene raíces, sino que son inconstantes y cuando sobreviene la tribulación o la persecución a causa de la Palabra , de inmediato sucumben.
         Hay otros que reciben la semilla entre espinas: son los que han escuchado la Palabra , pero las preocupaciones del mundo, la seducción de las riquezas y los demás deseos penetran en ellos y ahogan la Palabra y esta resulta infructuosa.
         Por último, los que reciben la semilla en tierra buena, son los que escuchan la palabra, la aceptan y dan fruto al treinta, al sesenta y al ciento por uno.


Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada