martes, 11 de diciembre de 2012

LA NAVIDAD Y EL NACIMIENTO DEL CRISTO





LA NAVIDAD Y EL NACIMIENTO DEL CRISTO

Llega la época de la Navidad y no solamente es una época de fiestas físicas, sino también una fiesta interna, una fiesta de índole espiritual. Hay momentos cósmicos importantes para el planeta en relación con el Sol, para la evolución planetaria y para toda vida, directamente relacionado con los solsticios y los equinoccios cuando la Tierra tiene una disposición característica en relación con el Sol.

La Tierra está en un movimiento permanente de rotación sobre su propio eje, y de traslación alrededor del Sol; en ese movimiento el eje norte-sur del planeta se desplaza, lo que hace que alternativamente la Tierra le presente al Sol en los primeros seis meses del año la zona sur, por eso en el sur del planeta en la época de Navidad es verano. Hacia la zona norte del planeta los rayos llegan más angulados; por eso en estos meses del año es invierno y es llamado el solsticio de invierno.

En Junio cambia esa situación y el Sol da de lleno en la zona norte del planeta y sus rayos llegan mucho mas angulados a la zona sur, por lo tanto es verano en el norte y es invierno en el sur; decimos entonces que hay solsticio de verano para el norte.

Ese cambio constante de las estaciones es debido al movimiento del planeta —que es como un trompo cuando ya está perdiendo la velocidad y empieza a cabecear— pero hay momentos en los cuales el planeta se encuentra con su eje vertical que son los equinoccios: hacia el 21 de Marzo que es el equinoccio de primavera y hacia el 21 de Septiembre que es el equinoccio de otoño.

Solsticio, es cualquiera de los dos puntos de la eclíptica en los que el Sol está en el punto más alejado del ecuador celeste. El solsticio en el norte del ecuador celeste se denomina solsticio de verano porque el Sol está en su declinación máxima, hacia el 21 de junio (el principio del verano en el hemisferio norte); el solsticio en el sur del ecuador celeste, llamado solsticio de invierno, tiene lugar hacia el 21 de diciembre. Para los habitantes del hemisferio sur la situación se invierte: el solsticio de verano tiene lugar hacia el 21 de diciembre y el de invierno hacia el 21 de junio.

El término solsticio significa “Sol inmóvil”; en esos momentos el Sol cambia muy poco su declinación de un día a otro y parece permanecer inmóvil en un lugar al norte o al sur del ecuador celeste.

Los dos puntos en los que la eclíptica corta al ecuador celeste se llaman nodos o equinoccios. El Sol está en el equinoccio de primavera o punto vernal alrededor del 21 de marzo y en el equinoccio de otoño cerca del 23 de septiembre.


* * * * *

Se puede descargar el libro desde aquí:

http://www.mediafire.com/?4jyjdz5f5uy8ej1

*


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada