sábado, 27 de julio de 2013

A MAYOR PECADOR MAYOR SANTO



A  MAYOR  PECADOR  MAYOR  SANTO

Pablo nos asegura en el primer capítulo a los Gálatas, que el evangelio que él predica no es según el hombre; que no recibió de hombre ni es dado a los hombres. Le vino por la revelación del propio Señor Cristo Jesús.
            DIOS lo declaró Su Hijo a Pablo, que no fue a Jerusalén a conferenciar con los apóstoles, quienes estaban bajo la tutela directa de Jesús, pero si fue a Arabia.. Y allí, solo, separado del mundo, tuvo comunicación con el Padre y con su instructor, Cristo Jesús, por tres años.
            Durante ese período de preparación el antiguo Saulo de tarso fue crucificado naciendo el nuevo Pablo. Aconteció una transformación maravillosa, el intelectual orgulloso y dominador emergió de su retiro como un iniciado muy humilde, paciente, manso y amoroso.
             Pablo se lanza a la obra Cristiana con el mismo celo que hasta entonces empleara para perseguir a los seguidores del Cristianismo, porque él no podía hacer nada a medias. ¡No podía ser tibio¡
            De verdad así fue con Pablo.
            Todo ser humano que es tibio, poco valor tiene su trabajo, sea cual fuere. Quien realiza algo porque tiene la obligación de hacerlo, muy poco adquiere, ya que con indiferencia nunca llega a hacer algo de mérito. Esto es cierto en todas las circunstancias de la vida, ya sea en el aspecto social,  en los negocios, en el campo filosófico o en el religioso.
            El hombre tibio es displicente, más el que se consagra de todo corazón a su trabajo, es un hombre que triunfa y se transforma en el arquitecto de su vida.
            La antigua máxima “a mayor pecador mayor santo” es verdaderamente correcta. Siempre que un hombre que tiene energía suficiente para ser realmente malo, que fue ardiente en el camino del pecado, se convierte al camino superior, como Pablo, se lanza a la obra superior de todo corazón, creando un ambiente acorde a cualquier asunto que le interese.
            Ninguno de los discípulos que seguían al Señor y que habían recibido sus enseñanzas por más de tres años, demostró tan poderosa energía para diseminar las verdades que les fueron confiadas. Más cuando Pablo entró a las filas del Cristianismo, casos maravillosos comenzaron a suceder y la gente se entusiasmó.
            Surgía un destinado a ser líder, uno que hablaba con autoridad, imprimiendo a sus enseñanzas la fuerza vital de sus experiencias adquiridas, en su larga meditación y firmeza en su nuevo ser.
            El era un arquitecto, un adepto, que debía construir un magnífico orden espiritual, como no se conociera otro semejante, que se diseminaría por todo el mundo.
            Los Grandes Misterios que Cristo Jesús comunicó a sus discípulos y que posteriormente dio a Pablo por medio de las enseñanzas espirituales, están todas ocultas en las epístolas.
            Muchos de esos Misterios conocidos por los discípulos se perdieron. Más los rollos del Mar Muerto ayudarán a develarlos nuevamente y a su debido tiempo esto revelará al mundo la verdad del renacimiento.
            Las epístolas de Pablo son ricas en estas gemas. A través de los credos hechos por los hombres, de las revisiones y la falta de conocimiento de aquellos que han ocupado la posición de guías espirituales, la verdadera sabiduría dada a la humanidad por el Señor Cristo permanece oculta a la gran mayoría.
            En la rápida espiral que lleva a la evolución, existe un número cada vez mayor de personas capaces de leer y buscar en forma constante las ILUMINADORAS VERDADES ESOTERICAS, lo que las lleva a descubrir que estas están ocultas en las Epístolas a los Corintios, ellas nos dan esta maravillosa información: ¿No sabéis que sois templos de DIOS y que el Espíritu de DIOS mora en vosotros? Porque el templo de DIOS, el cual sois cada uno de vosotros, Santo Es.
              Con estas palabras Pablo se esfuerza para impresionar a sus seguidores con el hecho de que el cuerpo físico es la morada de DIOS o sea del Espíritu Interno y que solamente a medida que nos purifiquemos y nos convirtamos en un templo muy digno de albergar al DIOS vivo, puede el Espíritu Humano crecer y desarrollarse. Y que por medio del crecimiento y el desenvolvimiento del poder espiritual, puede el hombre llegar a conocer algún día los ocultos misterios de Dios.
            En las enseñanzas de Pablo, arquitecto, podemos encontrar la clave que abre la puerta del verdadero discipulado. Siguiendo los preceptos contenidos en sus epístolas, a su debido tiempo llegaremos. Los aspirantes a la vida superior, encontrarán en el capítulo 12 a los Romanos una excelente guía en sus esfuerzos para convertirse en  arquitectos.
            Además, en el capítulo 12 a los Hebreos, nos enseña la gran ligazón de fervorosa devoción y lealtad a los ideales dados por nuestro Maestro Constructor, Cristo Jesús. Por lo tanto nosotros también, puesto que estamos rodeados de una tan grande nube de testimonios, dejemos todo el peso del pecado que nos rodea y corramos con paciencia la carrera que nos es propuesta, puesto los ojos en Jesús, autor y consumador de la fe, que habiéndole sido propuesto el gozo, soportó la Cruz, menospreció la afrenta, y se sentó a la diestra del Trono de DIOS:-


ASOCIACION INTERNACIONAL DE CRISTIANOS
MISTICOS MAX HEINDEL
         Colombres 2113 . Bº Lomas de San Martín
5.008 – Córdoba – Argentina
e-mail: cristianosmisticos@argentina.com

* * *

Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada