lunes, 29 de julio de 2013

EL MANA QUE CAYO DEL CIELO


EL  MANA  QUE  CAYO  DEL  CIELO

         Manas, mensch, Mens o man (hombre) son palabras que fácilmente se asocian con el maná que cayo del cielo. Es el Espíritu Humano que descendió de nuestro Padre para una peregrinación a través de la materia o Pote de Oro del Maná, donde se conservaba, simbolizando el aura resplandeciente del cuerpo-alma.
            Aunque la historia de  la Biblia no esté en pleno acuerdo con los acontecimientos, relata los hechos principales del Maná Místico que cayó del cielo.
Cuando deseamos saber cual es la naturaleza del así llamado pan, podemos consultar el capítulo 6 del Evangelio de San Juan, que relata como Cristo alimentó a la multitud con panes y peces, simbolizando la doctrina mística de los 2.000 años que El estaba iniciando.
            Durante ese tiempo, por precesión de los equinoccios, el Sol iría pasando a través del Signo de Piscis, por lo que a la humanidad se le enseñaría a abstenerse, al menos un día por semana, en cierta época del año, de las ollas de carne, de la que tanto se abusara en Egipto y en la antigua Atlántida.
            En la puerta del templo se le daba agua de los peces (agua bendita, usadas en las puertas de las Iglesias Católicas) y en la mesa Eucarística ante el Altar, la Hostia Inmaculada, cuando adora a la Virgen que representa al Signo Celestial de Virgo (el Signo opuesto a Piscis).
            Cristo explicó en aquel tiempo, en lenguaje místico, más inconfundible lo que en realidad era ese pan de vida o Maná, esto es, el EGO.
            Esta explicación se encuentra en  Juan 6: versículos 33 a 35:
Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.
Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.
Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mi viene, nunca tendrá hambre y el que en mi cree, no tendrá sed jamás.
            Esto entonces, es el símbolo del Pote de Oro del Maná que se encontraba en el Arca. Este Maná es el Ego que vivifica los cuerpos físicos.
            Está oculto dentro del Arca de cada ser humano, es el Pote de Oro o cuerpo-alma, el “Traje de Bodas”, que está también latente en todos.
            Es la casa no hecha de manos, eterna en los Cielos, con la que Pablo anhelaba revestirse, tal como se lee en la Epístola a los Corintios (II Corintios: 5).
           


ASOCIACION INTERNACIONAL DE CRISTIANOS
MISTICOS MAX HEINDEL
Colombres Nº 2113 – Bº Lomas de San Martín
5.008 – Córdoba – Argentina
e-mail: cristianosmisticos@argentina.

* * *

Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte.

*** 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada