lunes, 25 de mayo de 2015

Colaboración Universal


COLABORACIÓN   UNIVERSAL


             El iniciado de Tarso, el Apóstol Pablo, Saulo para los judíos, a los Cristianos de Italia, cierta vez escribió: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. (Romanos 8:28.
           
Observe  lector amigo: “Todas las cosas les ayudan a bien”. ¿Quien, por ejemplo, tiene alguna duda acerca de la amorosa mecánica de la cooperación universal, por medio de la cual se desarrolla el progreso en nuestro Sistema Solar?
           
Los Planetas en nuestro Universo se ayudan  mutuamente y cada uno por si solo ayuda al Sol; Una Estrella ayuda a otra Estrella, un Sistema Planetario ayuda a otro Sistema Planetario, una Galaxia ayuda a otra Galaxia.
           
Todo se lleva a cabo dentro de la armonía Universal, tal como si fuese un solo cuerpo inteligente y amoroso. Como es nuestro cuerpo manifestando plena salud. Aquí, en el mundo en forma de globo terrestre, una oleada de vida ayuda a otra oleada de vida y los más avanzados son siempre los que más ayudaron y los que más ayudan aún.
           
Por ejemplo. Los Hermanos Mayores de la oleada de vida humana; los animales domésticos de la oleada de vida animal; los árboles frutales así como las plantas medicinales y ornamentales de la oleada de vida vegetal; los metales nobles y las piedras preciosas, de la oleada de vida mineral.
           
Por lo tanto, para concluir, tenemos las más fuertes razones para asegurar de que en todos los mundos y en todas las esferas, los que más colaboran para el bienestar y el progreso de los demás – pertenezcan o no a su propia evolución – siempre se encuentran un paso más adelante que sus compañeros de jornada en sus propias oleadas de vida.
           
Así, los seres (arcangélicos, angélicos, humanos, etc.) que se encuentran a la vanguardia de la evolución, son los que  más dieron de si a los otros en el pasado y continúan ofreciendo aún más en el presente, todo ello, en forma consonante a la Ley de Dar y Recibir, que funciona en todo y a todos alcanza.
           
Esa es la Ley de Reciprocidad – LA   LEY   DEL   AMOR.-

            Tema traducido del Boletín ECOS de la Fraternidad Rosacruz de San Pablo, Brasil.

ASOCIACION INTERNACIONAL DE CRISTIANOS
MISTICOS MAX HEINDEL
Colombres 2113 – Bº Lomas de San Martín
5.008 – Córdoba – República Argentina
E-mail: cristianosmisticos@argentina.com


Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada