miércoles, 1 de diciembre de 2010

EL MUCHACHO DE LAPEDO



EL MUCHACHO DE LAPEDO


Historia interesante sobre nuestros antepasados.

Recientemente apareció en la revista Discover es Español un artículo
interesante que relata el descubrimiento de un esqueleto de un
muchacho de 4 años, que murió hace 25.000 años en Lapedo, Portugal.

Los descubridores, encabezados por el arqueólogo Joao Zilhao afirman
que se trata de un hito ya que en la osamenta encontrada hay
indicios de que nuestra especie no extinguió a los neandertales sino que
convivieron durante miles de años.

En Interpretación de la Biblia para la Nueva Era, tomo I, dice
Corinne Heline “...La antropología da evidencia del ascenso del hombre,
la religión ortodoxa enseña la caída del hombre, el ocultismo reconcilia
a los dos....”

La forma ha venido de abajo hacia arriba. El Espíritu de arriba
hacia abajo. Cuando la forma alcance el necesario desarrollo, sirve como
vehículo para que el Espíritu funcione adecuadamente y le sirva como
morada. Las formas animales que se habían preparado durante edades
se unieron a los Egos que venían de arriba. Su unión produjo al hombre,
Dios de naturaleza dual en formación.

Las criaturas grandes, bestiales y como monos de los primitivos
tiempos geológicos fueron las formas experimentales de los refinados
cuerpos de hoy.

El fósil humano más antiguo descubierto es el Pitecántropos
erectus, que data de unos 500.000 años. Luego vino el hombre de
Heidelberg, de hace 391.000 años. Luego sigue el hombre de Sussex
de hace 166.000 años; el hombre de Neanderthal, 66.000 años, y al
final de este catálogo de tiempos, el hombre de Cro-Magnon de Francia
y que se asemeja al indio Americano de hoy. Cada uno de estos vehículos
es mejor que el anterior y el cuerpo humano se ha venido volviendo
más dócil a los propósitos del espíritu y la Luz interior se manifiesta
como la razón de la mente y los afectos del corazón y mostrando el
divino atributo del servicio inegoísta a los demás.

Hasta hace poco los científicos, en cabeza de Svante Paabo,
miembro del Instituto Max Plank para la Antropología Evolucionista en
Liepzig los neandertales eran totalmente diferentes a nosotros.

Los cromañones llegaron al norte de España hace unos 40.000
años y sólo se diseminaron hacia el sur en los siguientes 10.000 años.

Cuando cruzaron la frontera del Ebro, afirma Zilhao se encontraron con
los neandertales que fabricaban utensilios de piedra pero que no hacían
ningún tipo de adorno. Del cruce de estos cromañones y de los
neandertales surgió el niño de Lapedo de hace 25.000 años. El asunto
curioso es que junto a los fósiles, hallaron también varios colmillos de
zorra perforados que usaban como collares... con seguridad no eran
tan obtusos como para no saber cuál era la finalidad de un collar... Cuando
estos grupos se encontraron se vieron unos a otros como gente. Un
grupo puede haberle parecido un tanto extraño al otro, pero fuera de
eso, se identificaron como seres humanos dice Zilhao.

* * *

473 - JOYAS ESPIRITUALES - 11/01 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada