jueves, 2 de diciembre de 2010

El vegetarianismo: más que una ensalada

El vegetarianismo: más que una ensalada


El vegetarianismo: más que una ensalada


Cada año miles de millones de animales mueren en distintos puntos del globo para satisfacer la demanda del mercado. En tanto, una parte de la sociedad ha comenzado a manifestarse en contra de estas prácticas y ha decidido no consumir carne animal. ¿Qué los motiva a cambiar su dieta? ¿Ideología, interés por una alimentación sana o preocupación por el medioambiente?

Por Nicole Pulgar

Es domingo por la tarde y la familia Godoy se reúne en torno a la mesa que compraron hace un par de días en una venta nocturna. Santiago, el menor de los tres hijos, acaba de cumplir dieciocho años y, para festejar la mayoría de edad ,sus padres han decidido hacer un asado. Pero justo cuando su mamá se dispone a convertirlo en el ganador del trozo más grande de cordero, Santiago la detiene en seco y tranquilamente hace un anuncio bastante particular: “He decidido no comer más carne. Seré vegetariano”.

Cada día son más las personas que se unen a este estilo de vida que cambia la carne y el pollo por verduras, legumbres y cereales varios. Y aunque ya no es tan difícil encontrar carne de soya en el supermercado, sigue siendo complejo hallar un restaurante que tenga una amplia variedad de platos sin carne animal. No obstante, esto no logra ser un impedimento importante para los vegetarianos, grupo que se concentra mayormente en India (83% de su población), según datos de la Unión Vegetariana Internacional.

Gabriela Hidalgo, estudiante de terapia ocupacional, lleva tres años sin comer carne. “Lo dejé porque estoy a favor de los derechos de los animales y totalmente en contra de su matanza para el consumo humano”. Ella, al igual que muchas otras personas, tomó esta decisión pensando principalmente en los animales y, a pesar de que no es fácil ser vegetariano en un mundo de carnívoros, dice no arrepentirse de su opción, puesto que sólo así se siente tranquila consigo misma.

Así como Gabriela, han sido muchos los personajes de la historia que han optado por la “dieta pitagórica”, como también se le conoce a la alimentación que excluye la carne animal. Albert Einstein, Leonardo Da Vinci, Paul McCartney, Julia Roberts y Pamela Anderson son sólo algunos de los vegetarianos más famosos.

Respetando los “derechos fundamentales”

Generalmente la idea del vegetarianismo surge por un tema en particular: los derechos de los animales. Una parte importante de las personas que no consumen carne animal lo hace por eso. Tal es el caso de Ricardo Cirio, antes vegetariano y actualmente vegano, coordinador nacional en Chile de AnimaNaturalis, organización nacida en España durante el 2003 y que tiene como objetivo establecer, difundir y proteger los derechos de los animales.

Desde pequeño sus padres le inculcaron el amor y respeto por las otras criaturas. Jamás estuvo de acuerdo con el rodeo, ni fue a un circo con animales, por lo que su relación con ellos siempre fue lo suficientemente estrecha como para crear un lazo importante en su vida. “Los animales no vinieron al mundo para satisfacer nuestras necesidades. Todos deberíamos respetar sus derechos fundamentales, tales como el derecho a la vida, a la libertad y a no ser considerados como propiedad”, comenta Cirio.

PETA (People for Ethical Treatment with Animals), organización por los derechos de los animales, también recalca esto último al repudiar el abuso cometido con los animales. Para sensibilizar a las personas esta organización realiza diversas investigaciones sobre las condiciones en que viven los animales en el matadero y entrega una amplia variedad de razones para ser vegetariano. En este último punto, Cirio cree que hay cuatro puntos importantes a considerar: los animales, el medioambiente, nuestra salud y la solidaridad con otras personas.

“El primero es porque debemos respetarnos; el medioambiente porque la ganadería industrial es el principal culpable del calentamiento global. Nuestra salud porque la carne es la culpable de diferentes tipos de cáncer, y la solidaridad con los demás porque con el alimento destinado al ganado podríamos acabar con el hambre mundial”, asegura Ricardo Cirio.

Consecuencias en el medioambiente

El efecto invernadero es conocido por ser uno de los contaminantes más perjudiciales para nuestro planeta; sin embargo, pocos saben que la industria culpable de las mayores emisiones de este gas es la ganadera.

Natalí Leiva, coordinadora de charlas de Greenpeace, confirma que “son los ganados los que contribuyen en grandes cantidades a los problemas medioambientes que sufre el planeta, como la degradación de los suelos, la escasez de recursos hídricos, la deforestación, y la contaminación del agua y del aire”. Es posible comprobar esta situación gracias a un informe sobre la deforestación de la Amazonía a causa de la industria ganadera brasileña, documento realizado por la misma organización.

Por otra parte, Leiva asegura que en la actualidad más del 40% de los cereales del mundo se emplean para alimentar la gran cantidad de ganado existente, lo que confirmaría lo antes mencionado por Cirio. “Sólo en Estados Unidos cerca del 70% de los cereales se destinan a la alimentación de los animales. Esa misma cantidad serviría para alimentar a miles de millones de personas”, aclara la voluntaria de la organización ambientalista.

Un informe de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) explica que la ganadería utiliza cerca del 30% de la superficie terrestre. En Latinoamérica el 70% de los bosques talados en el Amazonas se han dedicado a pastizales para alimento de ganado. En resumen, esta industria produce el 9% de las emisiones de CO2 provenientes del hombre y 37% del metano total.

Si bien es cierto que muchos de los vegetarianos lo son por motivos ecologistas o religiosos, parte importante lo es porque está en contra de las actitudes crueles con los animales, así como también del especismo, una discriminación moral basada en la diferenciación de especies. No obstante, esta decisión jamás ha estado exenta de comentarios negativos o de rechazo por diversos motivos, siendo uno de los más importantes lo poco saludable que sería no consumir carne.

A pesar de ello, grupos de vegetarianos (y veganos) aseguran que los beneficios son más que las desventajas. Según PETA, se reduce en un 40% la probabilidad de sufrir ataques cardiacos al no consumir carne. “Es un tema que tiene que ver con las grasas saturadas y el colesterol, porque el exceso de estas puede producir eventos cardiovasculares a corto y largo plazo, pero siendo vegetariano eso se puede evitar”, comenta la Natalia Adauy, nutricionista de la Universidad Mayor, de Santiago de Chile.

Además, la organización asegura que el vegetarianismo reduce el colesterol, al tiempo que disminuye la probabilidad de tener alta presión arterial o cánceres de mama, colon y próstata. De todas formas, considerando tanto los pros como los contras, cada día son más las personas que deciden cambiar su estilo de vida y seguir una dieta vegetariana a pesar de las dificultades que esto implica, como aceptar las críticas y burlas del resto o tolerar la poca familiarización que existe con el tema, teniendo como resultado una mínima cantidad de opciones al momento de salir comer a un restaurante. Mientras eso cambia, sírvame una ensalada sin atún, por favor.

* * *

¿Quieres conocer recetas vegetarianas? Entra en nuestra web temáticaHazteVegetariano.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada