lunes, 17 de octubre de 2011

EL DESARROLLO DE LOS PODERES ESPIRITUALES


EL DESARROLLO DE LOS PODERES ESPIRITUALES


Pregunta: Se afirma en nuestra filosofía que en el principio Dios nos hizo diferentes dentro de Sí, una multitud de diferencias espirituales, todas potencialmente tan omnipotentes cono El y que la labor de cada individuo consiste en transformar sus potencialidades latentes en poderes dinámicos para apelar a ellos cuando sea necesario, siempre bajo el control directo de la voluntad. ¿Podrían Uds. Brindarme alguna información precisa sobre la manera de lograrlo?

Respuesta: Uno de los propósitos fundamentales de la Fraternidad Rosacruz es el de asistir a sus miembros en la consecución de dicho desarrollo espiritual así como el método y los diversos pasos a seguir, son claramente determinados.

Cada espíritu, al ser primero diferenciado dentro del cuerpo de Dios en el Mundo de los Espíritus Virginales, tiene la experiencia de un punto de luz vibrando con vertiginosa velocidad ascendente; las vibraciones tienen tres grados diferentes de velocidad. Aún cuando la blancura de la luz sea de un resplandor inconcebible, un mayor detenimiento en la contemplación de la misma permitirá vislumbrar, en sus tenues matices, lo que bien puede determinarse el germen de los tres colores primarios: el rojo, el amarillo y el azul

Estas vibraciones incorporan dentro de si los tres poderes potenciales y vehículos espirituales del Espíritu Virginal, comúnmente llamados Espíritu Divino, Espíritu de Vida y Espíritu Humano.

El desarrollo de sus poderes potenciales convierte al Espíritu Virginal en un Dios Creador. Cada espíritu, si bien deberá dar por si mismo los pasos en el sendero de la evolución, contará con la asistencia de aquellos que ya lo han transitado.

El proceso de la manifestación de estas potencialidades latentes en poderes dinámicos es el siguiente: a través de un largo período conocido como involución, el Espíritu Virginal obtiene su vehículo espiritual, el Espíritu Divino, el de Vida y el Humano y aprende a construir su triple cuerpo – el denso, el vital y el de deseos En esta tarea, es continuamente instruido por seres más avanzados en la escuela de la vida. Cuando estos cuerpos han llegado a una determinada etapa en su labor de perfeccionamiento, el Espíritu Virginal toma posesión de ellos, siendo la mente el eslabón que los conecta.

La esencia o extracto del alma, proveniente del triple cuerpo, constituye el necesario alimento para el desarrollo del espíritu, cuyas fases requieren, cada una, una diferente sustancia nutricional: el Espíritu Divino necesita la procedente del cuerpo denso; el Espíritu de Vida, la que se extrae del cuerpo vital y el Espíritu Humano, la que provee el cuerpo de deseos.

El método empleado para la obtención del alimento requerido establece la línea de acción que describimos a continuación: El recto obrar en relación a los sucesos y conflictos del mundo externo, la experiencia y la observación extraen alquímicamente la esencia del alma consciente del cuerpo denso y proporciona al Espíritu Virginal un ambiente superior y mayor abundancia de oportunidades en la siguiente vida. El alma consciente nutre así al Espíritu Divino y gradualmente revela sus potencialidades latentes, algunas de las cuales son la polaridad positiva del Espíritu Virginal: El principio de Fuego del Padre, poder dinámico, voluntad, razón e intelecto. Lamamos alma consciente a este alimento espiritual.

La esencia nutriente del alma intelectual es extraída alquímicamente del cuerpo vital por medio del discernimiento, facultad que distingue lo real, lo importante y lo esencial de lo irreal, lo intranscendente y lo insustancial a través del ejercicio de la memoria.

Esto da al Espíritu Virginal un temperamento más elevado en la futura existencia,. El alma intelectual alimenta al Espíritu de Vida y desarrolla las potencialidades latentes; Las principales representan al polo negativo del Espíritu; el principio del amor-sabiduría, imaginación y el principio de la luz.

El Espíritu Virginal extrae la esencia el alma emocional del cuerpo de deseos. Este proceso de alquimia es llevado a cabo por medio de la contención de los instintos animales, la devoción a los ideales más bellos, la excelsitud en los sentimientos y en las emociones generadas por la acción y las experiencias purificadoras. Todo ello brinda al Espíritu Virginal una mente mejor dotada en el siguiente ciclo de vida terrena. La esencia del alma emocional alimenta la tercera fase del Espíritu Virginal: El Espíritu Humano despliega sus potencialidades latentes, expresadas como actividad, epigénesis, germinación y expansión en los diversos reinos evolutivos.

Nos será útil recordar que el olvido de nosotros mismos en servicio amoroso a los demás, es no solo el cauce más noble para nuestras energías internas, sino también la clave para la confección del Manto Dorado Nupcial, el Cuerpo Alma. El desarrollo de esta fuerza no es un proceso puramente intelectual, aunque en verdad involucre la aplicación del pensamiento y de la voluntad.

Debemos destacar la importancia del engrandecimiento de las virtudes del corazón, subrayando la necesidad de esta disciplina espiritual en el Mundo Occidental actual. En el presente, nuestra meta es la conquista del equilibrio entre el desarrollo de nuestras condiciones mentales y el de nuestras condiciones cordiales; demos vida a este concepto en nuestras meditaciones cuando evaluemos el progreso de nuestras almas.

Max Heindel nos ha dicho: “San Pablo nos puso frente al hallazgo luminoso de una profunda realidad con su inspirada sentencia: El conocimiento engríe, pero el amor edifica”.-

* * *

Agradecemos a Raúl Sasia, del Centro Rosacruz de Córdoba - Argentina, por este aporte.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada