lunes, 24 de octubre de 2011

SOLO POR HOY



SOLO POR HOY


Solo por Hoy trataré de pasar el día sin esperar resolver el problema de mi vida en un momento. Sólo durante doce horas puedo proponerme hacer algo que me espantaría si creyera tener que seguir haciéndolo toda mi vida.


Sólo por Hoy seré feliz. Esta verdad que dijo Abrahan Lincoln: "Casi todo el mundo es tan feliz como se lo propone", hoy lo pondré en práctica.
Me ajustaré a lo que es, sin tratar de amoldar todo de acuerdo a mis deseos.
Tomaré "la suerte" como venga y me adaptaré a ella.


Solo por Hoy trataré de fortalecer mi mente. Estudiaré. Aprenderé algo útil. No seré un "apático mental". Leeré algo que requiera esfuerzo, pensamiento y concentración.


Sólo por Hoy ejercitaré mi alma en tres formas: le haré un bien a alguien sin esperar recompensa y sin que nadie lo sepa; si alguien se enterara, esto no contaría. Haré por lo menos dos cosas que no quiera hacer, sólo por ejercicio. No le demostraré a nadie que mis sentimientos han sido heridos, puedo estarlo, pero no lo demostraré.


Sólo por Hoy tendré un programa a seguir. Quizás no lo haga con exactitud, pero lo tendré. Me salvaré de dos plagas: La Prisa y la Indecisión.


Sólo por Hoy seré agradable. Me mostraré lo mejor que pueda: vestiré apropiadamente; hablaré en voz baja; actuaré cortésmente; no haré crítica alguna, no le encontraré faltas a nadie y trataré de no superar ni dirigir a nadie más que a mí mismo.


Sólo por Hoy me tomaré media hora para mí y estaré sin tensiones. En algún momento, durante esa media hora, trataré de tomar una mejor perspectiva de la vida.


Sólo por Hoy no tendré miedo. Trataré especialmente de no sentir miedo, de disfrutar de lo que es bello y creer que del mundo he de recibir de acuerdo a lo que dé.


* * *

Extraído de folleto de Fundación ALCO - conmemorando los 50 años de profesión del Doctor Cormillot, a quien agradecemos por labor en la comunidad.

* * * * *


Dr. Alberto Cormillot

La magia..existe!!!
¡Tantas veces he oído criticar la búsqueda incesante de los gordos de la magia para adelgazar!

¡Son tantos los que se aprovechan de esa búsqueda! Yo mismo la condené muchas veces, hasta que un día me di cuenta de que la magia, en realidad, existe.

La magia se da en el momento en que se decide cambiar y en lugar de seguir peleando con la obesidad, se la acepta. En lugar de seguirse odiando a uno mismo, por no poder hacer la dieta se la encara de otra manera, como la solución y no como una condena.

Es el único momento verdaderamente mágico del camino de la recuperación: el instante en que decide hacer lo necesario para mejorar su calidad de vida. Aquel instante en que en lugar de ver el tratamiento como un acto se lo ve como un proceso de cambio: muy paulatino, tranquilo, que no se termina, sino que continúa de por vida.

La magia es empezar a ver lo mismo con ojos distintos. Firmar la paz con el cuerpo es aceptar lo que uno tiene y lo que es. Y aceptar la obesidad no es conformarse con ella sino superar la negación, despertarse, darse cuenta y "hacerse cargo".

Por eso la magia es el compromiso, es conocerse, prestar atención y no repetir interminablemente lo que no funciona.

También lo es firmar la paz con el mundo y dejar de culpar a otros por lo que no hacemos o hacemos mal. Es tomar la decisión y aplicar la oración de la serenidad que dice: "Señor, concédeme la serenidad, para aceptar las que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que puedo, , fortaleza para alejarme de lo que no puedo cambiar ni aceptar y sabiduría para aceptar la diferencia ".

Magia es parar con el heroísmo de la dieta imposible y transformar ese esfuerzo en la búsqueda de placer por el cambio posible.

Es eliminar el "todo o nada" y empezar a ser flexible (una actitud diferente a desordenado) la flexibilidad se construye, de a poco, laboriosamente, con paciencia, perseverancia, con acción.

Si de a poco Uds. se encamina en este rumbo, entonces puede decir que finalmente encontró la magia para adelgazar.

Hasta la próxima!!!

Dr. Alberto Cormillot

*

pueden ver videos aquí:


*

*


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada