lunes, 30 de junio de 2014

El perdón



E L   P E R D O N

Muy estimados amigos: Todos sabemos lo difícil que es perdonar y muchas veces, cuando alguien nos ofende, aunque sea de una manera muy leve, tratamos de perdonarlo, pero realmente no lo hacemos de corazón, sino de una manera muy superficial y tal vez nos quede un poco de resentimiento hacia quien tuvo la osadía de ofendernos. ¿quiere decir esto que abrigamos una buena cantidad de egoísmo dentro de nuestro ser? Creo que eso lo tenemos que autoanalizar muy detenidamente.
Para una mejor comprensión del tema, los invito a leer este artículo extraído de la Revista Rayos de la Rosa Cruz de nuestra Sede Central de Oceanside, California, U.S.A.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

En nuestras relaciones con vecinos y amigos, algunas veces nos vemos sujetos a sentimientos negativos tales como insultos, criticas embarazosas y desafortunadas.
Consideramos que nuestros semejantes nos hieren de alguna manera. Ellos siempre pueden atribuir motivos en contra nuestra. Esta centella de impunidad o injuria psicológica alimenta la llama del resentimiento o enciende el fuego de la hostilidad abierta..
En la reacción, cuando percibimos esas injurias, nos tentamos para envolvernos con ideas que parecen justificarnos. Los argumentos proceden sin que uno escuche lo que los otros dicen. La ruptura puede ser temporaria o permanente. Puede dejar cicatrices emocionales que afecten nuestra salud o tal vez hieran a un espectador inocente.
Si miramos hacia nuestro ser interno y nos concientizamos acerca de lo que realmente ocurrió, en general podemos hallar que existe algo negativo y que es nuestro “enemigo” el que nos despertó. ¿Somos acaso demasiado sensibles? ¿Cuáles son los miedos, inseguridades o debilidades internas que nuestro “enemigo” expone? Si nos analizamos mas tarde, podremos hallar la misma flaqueza en  nosotros que en el enemigo.
El verdadero perdón significa tolerar las flaquezas en ambos, tanto las de los otros como las nuestras. El perdón es el paso positivo hacia la unidad o alianza con la humanidad, que se basa en el reconocimiento de los problemas idénticos y de la necesidad de solucionarlos.
El perdón es el producto de la fuerza espiritual interna sobre la cual muere la explosión de los sentimientos negativos; una mentalidad libre de egoísmos que se identifica con otro ser humano mediante el espíritu del amor.
Siempre debemos ejercitarnos dejando que actúe  el poder del Perdón, para que podamos tener luces que nos permitan encender el faro de la verdadera fraternidad espiritual, que es el bálsamo de Gilead, la única panacea para las angustias y miserias del mundo.-
                                   
ASOCIACION INTERNACIONAL DE CRISTIANOS
MISTICOS MAX HEINDEL
Colombres 2113 – Barrio Los de San Martín
5.008 – Córdoba – República Argentina
E:mail: cristianosmisticos@argentina.com

*

Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte.

* * * 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada