lunes, 20 de septiembre de 2010

LA ALQUIMIA DEL EQUINOCCIO DE PRIMAVERA: TRANSMUTACIÓN


LA ALQUIMIA DEL EQUINOCCIO DE PRIMAVERA:

TRANSMUTACIÓN



En los Ritos de la Crucifixión y Resurrección de Cristo se esconden
los Misterios relacionados con las polaridades de la naturaleza, el
divino Masculino y el divino Femenino como principios cósmicos que
yacen bajo toda la creación. Alquímicamente, este Misterio está referido
en la frase “la mezcla de Fuego y Agua”. En la cual el místico ve una
alusión al paso del Sol Vernal a través del acuoso Piscis hacia el ígneo
Aries, signo de la Resurrección y del Equinoccio de Primavera, durante
Marzo y Abril. En la alegoría solar anual, obsérvese, el paso del Sol es
directo desde el signo de Piscis a Aries, y luego a Tauro. Esto no debe
confundirse con las constelaciones por las cuales el Equinoccio Vernal
parece preceder o retirarse, en orden inverso, a través de las eras o
edades, así que si Aries fue la constelación del Equinoccio Vernal durante
una era, entonces Piscis fue la constelación de la era siguiente. El
equinoccio de Primavera en la actualidad se encuentra alrededor del
noveno grado de la constelación de Piscis; pero en el ciclo anual este
punto es llamado, arbitrariamente, 0 grado del signo de Aries.

Mientras el Sol en su ciclo anual está en el psíquico y acuoso signo
de Piscis, toda la naturaleza está trabajando por medio de y con el gran
principio femenino de la Divinidad. Esta es la época del reventamiento de
semillas y del florecimiento, y cuando corre la savia en los árboles. Afortunados
son los ojos que se han abierto para percibir las labores de los
diversos ministros del reino invisible de Dios en esta santa estación; pues
es un período cuando la visión espiritual revela una escala de vida que,
sosteniendo las huestes del mundo encantado en sus peldaños más bajos,
se eleva hasta el cielo más elevado con rangos de Ángeles, en los
sucesivos niveles ascendentes, confundiéndose en la luz del infinito.

A medida que el Sol pasa a Aries se va completando la mágica
combinación de Fuego y Agua. Las aguas vivientes de Piscis son cubiertas
con un nuevo esplendor, el nuevo fuego de Aries llamea; y esta
vida resucitada que inunda los éteres es el “mágico fuego verde” del
que se habla en las antiguas leyendas galesas.

En la leyenda Masónica de Hiram Abiff, Salomón simboliza el
femenino, acuoso, forma-edificio de Piscis, Hiram el guerrero,
energizante Aries. Cuando el nuevo Templo estuvo terminado se infundió
por todas partes con la radiante vida del Maestro Constructor,
Hiram, o Aries. Esta mezcla de Fuego y Agua resulta de la Palabra del
Maestro que, al ser pronunciada, llama a la naturaleza a la vida renovada
como también llama a los “muertos” de la tumba. Sin el descubrimiento
de esta Palabra “Perdida”, ningún hombre podrá alguna vez
conocer la resurrección a la vida eterna, la cual es revelada por la
Iniciación. Para obtener esa Palabra, la naturaleza misma debe invocar
las polaridades, Masculino y Femenino; Fuego y Agua, Sol y Luna.

* * *

465 - JOYAS ESPIRITUALES - 03/01 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada