martes, 14 de septiembre de 2010

MEDITACIONES DEL MAESTRO OSHO



MEDITACIONES DEL MAESTRO OSHO


LA MEDITACIÓN DE LA RISA

Por la mañana

- Al despertar, estírese como los gatos. Después de 3 minutos,
con los ojos aún cerrados, comience a reír.

- Durante cinco minutos, sólo ríase. Al tiempo sucederá espontáneamente
y cambiará por completo la naturaleza de su día. Si la primera
cosa que hace ni bien se levanta es reírse, comenzará a sentir
lo absurdo que es preocuparse por cosas que antes lo paralizaban.

MEDITACIÓN DEL BUEN ÁNIMO

En el trabajo

- Cuando no esté de buen humor en el ámbito laboral, exhale profundamente.
Sienta que con la exhalación está arrojando afuera su
estado de ánimo pesimista.

- Convierta el trabajo en meditación. Aquellas tareas que ha estado
haciendo en forma descuidada, comience a percibirlas en cada
uno de sus detalles. Cualquier actividad se convierte en meditación,
si quien la realiza está absorto en ella. Es como llevar a cabo una
destreza ( como manejar) que la hacemos sin reflexionar, pero muy
atentos. Ese es el truco, ser activo sin ser el hacedor. Una nueva
energía lo invadirá. Se sentirá más contento, sin depender de que su
trabajo le guste o no.

MEDITACIÓN DEL “SI”

- Convierta la palabra “si” en un mantra (palabra utilizada para la
meditación a través de la repetición constante)

- Antes de irse a dormir, repita “si”, “si”, “si”. Que por diez minutos
esa sea su oración. Luego duérmase.

Notará que una sonrisa se le dibuja en el rostro y que todos los
resentimientos desaparecen. Descansará muy profundamente y se
levantará al otro día con una gran energía para encarar nuevos proyectos.

* * *

464 - JOYAS ESPIRITUALES - 02/01 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY


* * *

El servicio es la expresión de una cualidad en

armonía con tu deber, de acuerdo al ambiente que te rodea.

Por ejemplo, ante los más avanzados que tú en sabiduría,

la mejor expresión de amor es la reverencia; ante

los que saben menos, es la protección.

J. S. Arrundale

***

Hay dos aspectos de la unidad que los que quieren servir

deben comprender; el aspecto dolor y el aspecto alegría. El

uno enseña una lucha común de la que todos tienen que participar;

en tanto que el otro proclama un fin común hacia el

cual todos tienen que dirigirse.


J. S. Arrundale

* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada