jueves, 2 de septiembre de 2010

LOS DEBERES REALES DEL HOMBRE De la revista Rosa-Cruz de oro


LOS DEBERES REALES
DEL HOMBRE
De la revista Rosa-Cruz de oro


Supeditados los seres humanos a rancias tradiciones, no se han
detenido a pensar cuáles son los reales deberes que cada ente humano
tiene para consigo mismo, lo que obviamente repercute en bien de
la colectividad y de la humanidad del porvenir.

Son deberes esenciales el cuidar la salud física, intelectual y moral.

Los cuidados de la salud física, dependen ante todo de saber
cuáles son los factores naturales que conducen a un perfecto funcionamiento
corporal.

Corresponden a la salud intelectual todos aquellos conocimientos
que le permiten al hombre capacitarse para pensar con claridad en
todos y en cada uno de los problemas que tiene que encarar, para
darles la más justa y correcta solución, en pro de su bienestar y tranquilidad.

Corresponde a la salud moral, elevar el sentido estético de la
existencia, para que la armonía encuentre asidero en su alma y así
logre el ser humano conquistar la Relativa Felicidad a que tiene derecho,
en su tránsito por este mundo de tres dimensiones.

Establecidos en forma bien objetiva los tres grandes aspectos de
la existencia humana y la necesidad de darles verdadera plenitud, vamos
a indicar, según nuestra experiencia, la manera de dar progresiva
solución a estos problemas de la vida.

En primer lugar hemos de advertir, que la mayor parte de los seres
humanos no han logrado plena comprensión de la necesidad que
tienen de dar plenitud, tanto a su salud física, como a su salud intelectual
y moral.

Si un ser humano es fuerte físicamente, pero no está cultivado
intelectual y moralmente, su vida será muy análoga a la de cualquier
animal.

Si un ente humano, está cultivado en la esfera intelectual, pero
es físicamente débil y moralmente insensible, su vida será la de un
especulador de ideas, sin sentido práctico de ninguna naturaleza, y sin
estética que le haga la vida digna de vivirse.

Si un ser humano, posee sentido estético (gran sensibilidad
anímica), pero carece de inteligencia organizada y su cuerpo físico es
endeble, sufrirá todos los días de su vida, desde el amanecer hasta la
puesta del sol.

De tal suerte que nunca puede haber plenitud humana, si hay
deficiencia en cualquiera de los tres aspectos anotados.

El estado crítico, por carecer de nobleza, de rectitud y en fin de
plenitud humana, que hoy vive la sociedad, se debe a no haber establecido
oportunamente el hecho de que la cultura, para ser real, tienen
que ocuparse tanto de la salud física, como de la intelectual y moral.

* * *

463 - JOYAS ESPIRITUALES - 01/01 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada