domingo, 22 de septiembre de 2013

Entrega TERCERA

Entrega TERCERA



Si eres humilde te llevarás bien con los humildes; si no eres orgulloso, no te caerán bien los orgullosos; si eres orgulloso te encontrarás bien con los que no intentan estar por encima de ti; pero si eres orgulloso y hay alguien que puede estar a tu nivel o por encima, no lo admitirás de buen grado. Es mejor ser humilde y llevarse bien con todos.

            A la hora de comer hazlo con un sentimiento de agradecimiento a Dios por permitirte y darte todo lo que tienes, pero no  te olvides del agricultor y de todo aquel que produce los alimentos. Además, yo sugiero que te acuerdes de aquellos que no tienen nada que llevarse a la boca, calcula el valor de lo que desperdicias y, cuando llegue el momento, da un donativo por ese valor.

            “No hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti, trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti.” Esta práctica tiene varias ventajas, 1ª: Os hace magnéticos ante las personas que os rodean, 2ª: Os aporta beneficios por medio del destino y, 3ª: Os favorece el éxito.

            Lo mismo que un niño nace después de un proceso de formación y después hay que alimentarle para que se haga fuerte y sano, así mismo hay que hacer con el Yo Superior. Cada buen pensamiento, sentimiento y obra que hacéis altruista y amorosamente a los demás, es un alimento que hará que el Yo Superior sea fuerte ante las tentaciones y pruebas de la vida.
           
            Si alguien te cae mal, no te fijes en sus defectos para luego contarlos a tu manera y  buscar apoyos y comprensión por parte de tus amigos, de esta forma les estás haciendo colaboradores de tus críticas y ellos también se verán implicados en tu karma. Pero si no hablas de sus defectos, sino que insinúas simplemente que hacen cosas que no están bien, debes saber que también estás haciendo mal porque estás dando motivos para que tus amigos piensen en las posibles maldades que ha podido hacer.

            El mayor Maestro de la humanidad dijo que “Cosechamos lo que sembramos” y “Dad y se os dará, medida buena y apretada...” Hay quien predica que cuando nos piden siempre hay que dar; otros dicen  que cuando se sabe que es para alcohol, drogas, etc. es conveniente no dar porque colaboramos con el mal. Yo digo que cuando se da una limosna hay que darla con un sentimiento de amor porque: “Aunque yo diera todos mis bienes a los pobres y aunque me dejase quemar vivo, si no tuviere amor de nada me serviría.”

            En cualquier situación que te encuentres y ocurra lo que ocurra, busca siempre el bien porque esa forma de pensar aumenta tus tendencias de éxito, felicidad y atracción. Alaba todo lo bueno que veas en los demás, aunque sea una cosa sin importancia, porque eso aumentará tu buen karma con todas las personas. Perdona siempre a las personas por mucho mal que te hayan hecho, porque eso disuelve los pensamientos que tengas contra otro y los borrarás del “Libro de Dios” para no tener nada en contra de ellos. Por el contrario, nunca tengas odio, envidia, rencor ni ánimos de venganza, porque eso impedirá cualquier clase de éxito y te traerá sufrimiento después de la muerte. Deja a la Ley lo que es de la Ley y no tomes su puesto en ningún sentido.

*


* *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada