domingo, 15 de febrero de 2015

El Principio activo de la uva




EL  PRINCIPIO  ACTIVO  DE  LA  UVA


Un hombre que se mantiene sereno es aquel que tiene sangre muy pura. Esto significa una sangre limpia de residuos de alimentos inadecuados, de pensamientos negativos o de acciones inconvenientes.
La sangre es uno de los más elevados productos del cuerpo vital (que nos da vitalidad) responsable de proveer nutrientes a todas las partes del cuerpo, garantizando de esa manera una salud abundante, posibilitando así una actividad constante encaminada al servicio de nuestros semejantes, que es la aspiración de todo estudiante Rosacruz.
Recientes investigaciones científicas comprobaron que “toda dolencia, no importando su intensidad o gravedad, surge por medio de la contaminación de la sangre”, apuntando hacia ese hecho como la causa fundamental de todas las dolencias que atormentan a la humanidad. Por lo tanto, aceptando que esta es la causa, debemos de una manera imperiosa, hacer algo para revertir esa situación.
Investigadores de las más importantes universidades del mundo realizan estudios en el sentido de encontrar los elementos que ayuden a la limpieza de la sangre, como un medio de preservar la salud y de prevenir las enfermedades. Recientemente ellos confirmaron lo que nuestro amigo y hermano Max Heindel nos aconsejó en los inicios del siglo pasado: “EL JUGO DE UVA ES EL MAYOR PURIFICADOR DE LA SANGRE QUE EXISTE EN LA NATURALEZA”.
Además de limpiar, su principio activo revitaliza las células equilibrando así nuestros sistemas y permitiendo que nuestra capacidad de regeneración entre en funcionamiento. Los Doctores Herman Lida y Martín Cheia de la Universidad de Manique aconsejaron el tratamiento para numerosos casos de dolencias tales como reumatismo, presión alta, diabetes, afección de los riñones, inclusive cáncer, que fueron curados con terapias a base de uva, supervisada por ellos, la que por eso fue muy bien  llamada “la reina de las frutas”, por su altísimo valor terapéutico y de gran ayuda para la humanidad. Esto confirma el dictado hipocrático que nos dice: “haga de su alimento su mejor medicina”.
La uva debería ser un complemento alimentario introducido en nuestra dieta, ya que nos ayudará a conseguir el equilibrio hacia nuestros sentimientos, pensamientos y acciones. Ella fue usada por nuestro amado Jesús Cristo como agua de vida.
Mantener nuestra sangre limpia de impurezas es un factor imprescindible para mantenernos saludables y mejor dispuestos para el servicio más responsable en favor de la humanidad.
Nota: Procure siempre comer o beber de esa fruta en forma separada de otros alimentos, para así poder aprovechar al máximo su gran principio activo.

ASOCIACION INTERNACIONAL DE CRISTIANOS
MISTICOS MAX HEINDEL
Colombres 2113 – Bº Lomas de San Martín
5.008 – Córdoba – República Argentina


Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte

*


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada