miércoles, 14 de mayo de 2014

La tabla ouija y sus peligros


LA TABLA OUIJA Y SUS PELIGROS

            Luego de haber leído acerca de gente que lo toma como un juguete y que es totalmente inofensivo el manejo de la tabla ouija, es que  he sentido el impulso de hacer algunas consideraciones sobre el gran peligro que implica el tratar de utilizar este “juego” que en apariencia no implica ningún riesgo para quien lo maneja.
            Hay muchos ejemplos de gentes que han sido víctimas luego de ser tentados a utilizar esta tabla, al haber sentido deseos de experimentar algún tipo de fenómeno negativo que se relaciona con la invocación de los espíritus de un carácter desconocido.
            Dicen los expertos en este tema, que quizás el método más común para atraer a los habitantes de otros planos, implica un peligro relacionado con el proceso de obtener “la más mínima información” que no tiene ningún valor aún siendo cierta, ya que es real y monótono el escuchar lo que dice un “querido” espíritu que nos habla de tales cosas como de un viaje hermoso o de recibir una suma de dinero o una carta, etc,
            Muy bien, mientras esto parece ser un entretenimiento inofensivo, la persona no tiene manera de conocer cuando una entidad poderosa y viciosa  puede reunirse en la “fiesta”. Por cierto que hay una historia que tiene relación con la clase de demonios a que uno se expone abiertamente, como es el caso de una señora que si hubiera estado prevenida acerca de las condiciones verdaderas que tienen lugar al manejar la “planchita” como también se la llama, lo hubiera evitado.
             Pero veamos lo ocurrido con esta señora, ella nos relata que el primer día que estaba jugando con la tabla, de repente sintió que su brazo derecho se movía sin su dirección, le hizo una pregunta y sin errar su mano se movía por la planchita, deletreando la respuesta correcta sin ningún esfuerzo de su parte. Así continuó con las preguntas por una hora, recibiendo respuestas prontas y lógicas.
            En los días siguientes continuó con estas prácticas, no tardando mucho en que el lazo entre ella y su “amigo” invisible se hiciera cada vez más fuerte. Luego arregló un código especial con él, por lo que solo colocaba su mano sobre la planchita obteniendo respuestas de las que jamás había oído hablar. Pero un día hablando con su amigo invisible, este le dijo que poseía muy fuertes poderes aún desconocidos por ella y en una plática le habló de la importancia del número 8.
            Por cierto que ella estaba tratando con una entidad no vulgar, siendo una fuerza de la hermandad negra y el Concepto Rosacruz del Cosmos enseña que el Nº 8 representa la octava esfera, la de la degeneración. Mas tarde, el se ofreció a escoltarla a los Reinos invisibles de gran belleza en donde le enseñaría las grandes maravillas del Universo que son desconocidos por la humanidad. Ella tuvo sus dudas y rechazó esa invitación, más su amigo la urgió a que lo acompañara en forma insistente día tras día, por lo que decidió poner una barrera contra su amigo decidiendo cortar las relaciones en forma completa.
            Cuando se negó a sus pretensiones, comenzó a forzarla y al no acceder ella sintió que le apretada fuertemente la garganta y el pecho, lo que se convirtió a partir de entonces en una lucha abierta, día tras día sin dejarla dormir por las noches, Ya creyendo que estaba a punto de enloquecer y sintiéndose totalmente desesperada, una mañana fue a su ventana y permaneció contemplando el Sol. Elevó su voz y brazos a Dios y respirando pronunció una ferviente y sincera oración. El efecto fue instantáneo. La presión que sentía sobre su brazo cesó y en ese momento se pudo considerar como una mujer libre.
            Esta narración nos demuestra muy claramente los peligros conectados con la tabla ouija, que son totalmente verdaderos, tal como ha sido probado por muchos casos. Hay que señalar que para obtener resultados necesarios que se desean, se deben adoptar ciertas condiciones más o menos negativas físicamente, lo que lleva siempre el peligro de ser víctima de una invasión física y obsesión de parte de espíritus desencarnados que por regla general son siempre malignos y no lo que parecen ser. Muchos no escapan tan fácilmente como la mujer de este relato. Hay quienes han padecido serias condiciones tanto mentales como físicas como resultado del manejo de la tabla ouija. Este es un aviso para no utilizar este instrumento tan peligroso.


ASOCIACION INTERNACIONAL DE CRISTIANOS
MISTICOS MAX HEINDEL
Colombres 2113 – Bº Lomas de San Martín
5.008 – Córdoba – República Argentina
E-mail: cristianosmisticos@argentina.com

*

Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte.

* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada