jueves, 1 de mayo de 2014

Supresión o transmutación de los deseos



SUPRESION O TRANSMUTACIÓN
DE LOS DESEOS


Pregunta: ¿Es conveniente vivir de acuerdo con nuestros deseos en lugar de suprimirlos?

Respuesta: No, la expresión de deseos egoístas o de cualquier otra forma indigna, solo nos traerá perjuicios, pero, la supresión pura y simple no es la solución.
            Los deseos nocivos se convierten en doblemente nocivos cuando se expresan.
Un mal deseo, siendo suprimido, puede producir efectos indeseables para quien lo engendra y aun si es manifestado afectará en forma maléfica a otras personas y así se constituye en un mal de mayores proporciones.
            El deseo es la fuente principal de toda acción y como tal no deberá ser suprimido o reafirmado, pero si dirigido hacia algo de naturaleza superior. Los deseos puros deben ser estimulados ya que fortalecen el incentivo que es indispensable hacia tota recta acción. Todo deseo bajo debe ser transmutado mediante acciones nobles y justas, para poder lograrlo, se requiere una buena dosis de voluntad y esfuerzo.
            El método ideal de transmutación consiste en la práctica de la virtud opuesta. Si el vicio consiste en la sensualidad, practique una forma de pensamiento casto equilibrado y racional. Si la falla es el egoísmo practique la generosidad y el altruismo. Si el problema es un temperamento agresivo, cultive el equilibrio y la serenidad. Si este método es cuidadosamente ejecutado, los frutos no tardarán en aparecer.
            Muchas personas no llevan a la práctica tal método, ya que en realidad sus deseos inferiores les son agradables, esto es, forman una parte muy arraigada de su propia naturaleza, por lo tanto, sería muy trabajoso e incómodo liberarse de ellos. En consecuencia, siempre tienen una disculpa como indulgencia, incriminando a otras personas o circunstancias ocasionales como responsables de sus propios errores. Tal procedimiento indica una falta de carácter y de no verificarse una firme reacción este orden de cosas no mejorará en absoluto.
            Mediante el cultivo de nobles ideas, de música elevada, de literatura superior, de la práctica de una gran devoción, etc., el Cuerpo de Deseos podrá ser conquistado y los deseos inferiores podrán ser transmutados en deseos elevados. La transmutación es la llave maestra y no la mera supresión o simples expresiones de deseos bajos.-

            Artículo traducido del inglés de la Revista Rayos de la Rosa Cruz.

ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE CRISTIANOS
MISTICOS MAX HEINDEL
Colombres 2113 – Bº Lomas de San Martín
5.008 – Córdoba – República Argentina
E-mail: cristianosmisticos@argentina.com

*

Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte.

* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada