miércoles, 21 de mayo de 2014

Los peligros del Hipnotismo



LOS  PELIGROS  DEL  HIPNOTISMO

Muy estimados amigos: En estos últimos días he tenido oportunidad de leer varias publicaciones donde se habla del hipnotismo, pero en ninguna de ellas se hace mención del peligro que implica para la persona que es hipnotizada, el hecho de que puede ser víctima inocente de esta forma de asalto mental, cuando quien la utiliza, en este caso el hipnotizador, es una persona sin escrúpulos que puede utilizar a su víctima para cometer toda clase de actos de naturaleza inmoral o malévola.
            Por tal motivo y a continuación voy a esbozar un breve resumen acerca de lo que nos explica Max Heindel en la instrucción IV de su extraordinario libro que lleva por título: “CRISTIANISMO ROSACRUZ”.
            “Ninguna persona de voluntad fuerte puede ser subyugada por un hipnotizador para que llegue a dormirse y quienes mantienen una actitud mental positiva no pueden ser dominados. De ahí que a la confiada víctima se le diga que adopte una actitud negativa y que quiera dormir. Entonces los pases del hipnotizador se dirigen golpeando la cabeza del cuerpo vital, desplazándola de la física, de modo que cuelgue en gruesos rodillos en torno a la garganta.
            Así es como se corta la conexión entre el Ego y el cuerpo denso como en el sueño y los vehículos superiores se retiran. Más ahora hay una condición diferente al estado de sueño, ya que la cabeza del cuerpo vital no está en su lugar, envolviendo la cabeza física de la víctima, sino que está interpenetrada por el éter del cuerpo vital del hipnotizador, por lo que tiene poder sobre ella.
            Esto es algo parecido al hecho de “interceptar una línea telefónica”, lo que nos da la clave de la relación entre el hipnotizador y el sujeto, ya que aquel intercepta la línea de comunicación entre el Ego y el cuerpo de la víctima, interponiendo parte de si mismo en la línea, por lo que puede obligar al Ego a salir al mundo invisible para obtener informaciones o hacer que el cuerpo denso del sujeto cometa toda clase de actos de acuerdo con la voluntad del hipnotizador.
            Pero no es esto lo peor del hipnotismo. El mayor peligro y más grave para la víctima está en el hecho de que una vez que parte del cuerpo vital del hipnotizador ha sido introducido en el de aquella, ya no puede arrojarlo del todo al despertar. Una pequeña parte del mismo permanece y forma un núcleo mediante el cual el hipnotizador puede obtener de nuevo ingreso y subyugar a su víctima más fácil la segunda vez y en cada ocasión se agrega algo más a ese núcleo, así que la víctima queda en forma gradual impotente y desamparada, dirigida por la voluntad del hipnotizador, no importando la distancia a la que se encuentre, hasta que la muerte de uno u otro termina con toda conexión.
            Este remanente del cuerpo vital del hipnotizador, es también el almacén de las órdenes que deben ejecutarse en el futuro, implicando la realización de ciertos actos en determinado día y hora. Cuando llega el momento requerido ese impulso obra indefectiblemente y la víctima debe realizar la orden, sea lo que fuere, sin saber que está influenciada por otro. Por lo que el hipnotismo constituye un gran peligro para la sociedad, cuando es practicado por personas malvadas.
Se informa algunas veces que el hipnotismo puede ser empleado en forma benéfica para curar, por ejemplo a un bebedor y otros vicios y se admite que desde el punto de vista material así debe ser. Pero desde el punto de vista de la ciencia oculta, está lejos de ser así. Como todos los demás deseos, la sed de licores está en el cuerpo de deseos, siendo el deber del Ego el dominarlo por su propio poder de voluntad. Por eso está en la escuela de experiencia que se llama vida y nadie puede hacer ese crecimiento moral por él, así como nadie puede digerir la comida de otro. La Naturaleza no tiene necesidad de que se le corrija; cada uno debe resolver sus propios problemas y dominar sus propios defectos mediante su voluntad.
Por lo tanto, si un hipnotizador domina el cuerpo de deseos de un borracho, el Ego del borracho tendrá que aprender su lección en una vida futura, si muere antes que el hipnotizador. Pero si el hipnotizador muere primero, el hombre volverá inevitablemente a beber de nuevo porque entonces, la parte del cuerpo vital del hipnotizador que actuaba como dominadora del mal deseo, volverá a su fuente original y la curación quedará anulada. La única manera de dominar en forma permanente un vicio es hacerlo por medio de la voluntad propia.
Al morir el hipnotizador, todas sus víctimas se liberan y ninguna sugestión subsiguiente podrá ya influenciarlos”.

Sinceramente creo que es muy clara la explicación que nos brinda nuestro querido amigo Max Heindel, que espero y deseo de todo corazón nos sirva de alerta y prevención, para que nunca nos dejemos hipnotizar por nadie, sabiendo y conociendo muy bien los riesgos que ello implica, de acuerdo a lo que se ha mencionado en el resumen anterior.
De todas maneras, estoy cordial y gratamente a vuestra disposición, para atender cualquier duda, consulta, sugerencia o intercambio de información, en relación con este tema que considero es sumamente importante.
Un gran saludo fraternal para ustedes y que Dios nuestro Señor los ilumine y proteja cada día de vuestras vidas.-

ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE CRISTIAMOS
MISTICOS MAX HEINDEL
Colombres 2113 – Bº Lomas de San Martín
5.008 – Córdoba – República Argentina
E-mail: criatianosmisticos@argentina.com

*

Agradecemos este importante aporte al Sr. Raúl Sasia.

* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada