lunes, 15 de noviembre de 2010

HACIENDO QUE BRILLE LA LUZ Por José H. Baseti



HACIENDO QUE BRILLE LA LUZ
Por José H. Baseti

El hecho de ir caminando por la vida, significa que hay que tener
mucho cuidado, con lo que se hace, con lo que se dice y hasta con
lo que se piensa. Podría uno tropezar y caer.

Sentimos a veces que vientos adversos nos azotan, y aunque
no es propicio el momento, tenemos que detenernos a pensar.

Esto es un dilema como el que se refería a Hamlet, el príncipe de Dinamarca,
según la obra literaria de William Shakespeare: “Ser o no ser”.

Pasamos por la vida muchas veces sin definir claramente cuales
son nuestras posiciones y el rumbo que vamos a tomar.

Y tampoco podemos dejar que los demás piensen por nosotros,
hablen por nosotros, decidan por nosotros.

Cada entidad, cada persona, cada ser humano debe ser respetado
en sus derechos, a llevar el control de su vida y sus asuntos
como quiere; a discernir; a hacer su aprendizaje, a defenderse contra
todo aquello que afecte su dignidad personal, a vivir de acuerdo a sus
ideas y manifestarlas; a buscar caminos de superación; a sufrir sus
propios quebrantos y desengaños, a mantener viva su esperanza y a
morir, si eso quiere, por una causa justa, rechazando la incredulidad
de muchos.

Nada ni nadie puede separarlo de su “YO” real. Nada ni nadie
puede impedir que él esté presente.

Y el llamado de lo íntimo, de lo profundo del ser, surge entonces
inesperadamente.

Hay en ese llamado muchas cosas que entender. Y como son
cosas de este TIEMPO, al que definimos como un Nuevo Ciclo
Prepararse significa entrar a pensar que, desde el nacimiento,
venimos dotados para efectuar un amplio desarrollo de nosotros mismos
e incursionar en la vida como Hijos de la Luz, vibrando en armonía
con el Padre, siendo correctos administradores del tiempo que
tengamos disponible y evitando cuaquier clase de desperdicio.

Esto permitirá cumplir mejor con todas nuestras obligaciones,
no dejando nada al azar.

La presencia del Padre como Espíritu de Amor y luz, no es algo
que podamos desconocer, pues a cada uno se le dan oportunidades
de descubrir ese maravilloso potencial.

“Todo el Universo es un orden”, dice el Maestro. “El Cosmos es
un Orden Perfecto”.

Y cada uno de nosotros somos como partículas de ese Cosmos.

Viendo, pues, que la perfección está en nosotros, tratemos de
desarrollar esa perfección. Un grande e importante trabajo, ese, que
tenemos que realizar. Un trabajo de estar atentos y escuchar la “voz”
que del ÍNTIMO proviene.

¿Por qué, entonces, no abrir nuestros oídos?

¿Por qué desconocer que la vida es mucho más que el pan de
la materia y que todos los bienes de este mundo, que tantas veces nos
preocupan y nos desvelan?

Sucede que el llamado del Espíritu es cada vez más fuerte, y se
está aproximando ahora la hora de la Verdad.

En la ilusión, en el engaño y la mentira no podemos seguir viviendo.
Y mostrar la verdad implica enormes riesgos.

“Los hombres -dijo Louis Sumur- no quieren la verdad; no quieren
sino que se les disfrace la mentira”.

Esta verdad nuestra es la verdad de un tiempo por venir. Y en
ese tiempo, el Divino Plan se cumplirá. Se verá que los caminos de
Dios son los únicos que pueden conducirnos a la felicidad. Y estaremos
recibiendo, con seguridad, lo verdadero.

No estará más la mente confundida.

No serán más las metas ilusorias, que nos llevan por caminos
de perdición.

“Hay muchos seres ya -dice el Maestro- en el camino del despertar
consciente; hay muchos seres que en este momento están vislumbrando
en el horizonte una pequeña luz”.

En la construcción de un mundo mejor, todos tenemos que hacer
algo, todos podemos aportar algo de nosotros mismos, alimentando
pensamientos positivos, expandiendo nuestra conciencia para entrar
en otra frecuencia vibratoria y preparándonos para el gran cambio
que se avecina.

Este será un cambio en el que podremos identificarnos como
Hijos de la Luz.

El templo vivo del que habló Jesús, somos nosotros mismos. Y
en cada Templo la Luz del Padre debe resplandecer, cumpliendo con
aquello que nos ha sido encomendado, y como portadores de la Luz,
haciendo que brille la Luz donde las tinieblas mora.

* * *

472 - JOYAS ESPIRITUALES - 10/01 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada