viernes, 6 de marzo de 2015

Deuda de Destino

    


   Muchas interrogantes se levantan cada vez que un artículo o una reflexión con enjundia espiritual o moral aparece acerca de Dios, Su Obra y en particular acerca del hombre, su destino y sus  más profundos anhelos interiores.  Y eso está muy bien, pues ello es indicativo de que el espíritu inquisidor está anhelante de  Luz y del  conocimiento que a ella le conduzca.  Se afirma  que el Yo Interior  o Espíritu individual es la mejor y segura  guía en esa búsqueda.      
           Finalmente es así.  

       Sin embargo,  es preciso reconocer que el estudio y la comprensión de las leyes que gobiernan tanto la materia  y la energía como el conocimiento de los mundos espirituales,  son herramientas muy valiosas para el  Aspirante que desea acelerar su paso en  el Sendero de la liberación final.  
 
          Por ese motivo, me permito  compartir con las almas hambrientas de sabiduría ciertos escritos que tienen que ver con fundamentales  verdades esotéricas que  esclarecerán conceptos  y postulados, probablemente nuevos para algunos  o que quizás enseñen una diferente faceta en su entendimiento y análisis para otros. A veces, queridos hermanos, el intelecto no es capaz de percibir la Verdad sino mediante el  entendimiento superior que se anida en la intuición y cuya sanción solo el corazón  puede otorgar.
 
       Reiteramos  que cada espíritu o ego, según su rayo o estado conciencial evolutivo, conoce una  o varias facetas y matices de lo que constituye una  parte de la verdad o un concepto en cierto momento o periodo de la Creación Evolutiva en el cual está experimentando, según los mandatos y aplicaciones de las leyes que en ese determinado espacio-tiempo conciencial  están operando, para dar cumplimiento a construcciones de lares  y Planes superiores. Por tanto es así  que las percepciones del  dolor y la alegría o  de  la sutil brizna que alborea cual promesa de lluvia o como la flor en ciernes que muestra su tímida belleza a la alborada, las pequeñas pasiones y los grandes propósitos, el amor y el egoísmo, la frágil vida humana  y la falsa parca que tanto mortifica, la diversidad en la Unidad o quizás y mejor, la anhelada Sabiduría y el Equilibrio de la Quietud en perpetuo Movimiento, mientras el bendito Fuego es cocido por la misteriosa agua póntica que la Luna  congela en el Sol ,  pueden tener significado y gravedad  variopintos e influenciar de diversa forma en cada aliento vital evolucionante en ese, su infinito camino de reintegro al Padre, pues en definitiva  todos somos obsecuentes  servidores de la Luz.

          “Es que el verdadero afecto, el amor verdadero es impersonal y no pide nada  a cambio, Se extiende por las llanuras del Servicio desinteresado, del Altruismo anónimo y humilde”. JMR

 
DEUDA DE DESTINO
  ¿Si en la actualidad una persona tiene una vida llena de penalidades y
se esfuerza lo mejor que puede para cumplir sus deberes, la siguiente
encarnación será vivida bajo más fáciles y tolerables circunstancias: o si
es un alma avanzada debe sufrir estas aflicciones a efecto de que
aprenda a auxiliar y curar a la humanidad?  

  Respuesta: Durante la primera parte de su evolución la
humanidad cometió los más atroces crímenes porque actuaba
totalmente por egoísmo sin importarle los sentimientos de los
demás. En esas vidas primitivas éramos astutos, crueles, y
rara vez hacíamos algo bueno. En verdad, está registrado que
en ese tiempo la humanidad pasaba el total intervalo entre la
muerte y el nacimiento en las regiones del purgatorio,
expiando los crímenes que había cometido en su vida física, y
no había vida celeste de la cual hablar. Esa fue la condición
que consigna la Biblia, como "perdida en transgresiones y
pecados," que hizo necesario que el Cristo viniera a la tierra y
tratase de elevar las vibraciones para que el altruismo
pudiera, gradualmente, conquistar al egoísmo y darnos una
vida celestial en la cual el ascenso y progreso en nuestra
carrera evolucionaría fuera basado.  

  Ahora, es evidente que durante el período de degradación y
pecado contrajimos deudas y obligaciones muy grandes, los
unos para con los otros, las cuales hoy debemos liquidar por
medio del amor, la bondad y el servicio.  

  Cada uno de nosotros tiene esta carga del pasado, y ella es
lo que constituye el llamado y tenebroso Espectro del Umbral.  
  Se dice, y es verdad, que "aunque los molinos de Dios
muelen muy despacio, lo hacen sumamente fino" y cada
trasgresión de la ley amerita una justa recompensa. Por lo
tanto la deuda del pasado tiene que pagarse y en el intervalo
entre dos vidas terrestres se nos muestran los cuadros de esa
parte de ella que entonces ha de liquidarse por el proceso
ordinario de la evolución. Entonces se nos permite escoger
nuestro futuro, como queramos, de entre las oportunidades
que se nos presentan. En consecuencia, si el Ego es, como
usted dice, bastante evolucionado, escogerá una vida lo más
difícil posible de manera que pueda más rápidamente disolver
el peso de la deuda que ha acumulado en el pasado; pues
mientras más pronto sea liquidada, más presto el Espíritu
estará listo para cumplir su elevada misión. Por el contrario,
se dice que "El Señor atempera el viento para la oveja
trasquilada. A las almas débiles que no son capaces de
aguantar penalidades, se les da vidas que consideramos
fáciles en donde puedan pagar sus deudas con moneda
pequeña, un poco en cada ocasión, pero
correspondientemente, tomará más tiempo su liberación. Así,
existe una buena razón del por qué Job es llamado amigo y
favorito de Dios, y de por qué se dice que "Dios castiga a
quien más ama." Dándonos todo lo que podemos aguantar en
concordancia con nuestro requerimiento y con nuestro
consentimiento, las grandes Jerarquías que tienen a su cargo
la evolución, realmente nos están favoreciendo. Esta es la
razón de que el Cristo haya llamado bienaventurados a
aquellos que son perseguidos por Su causa, es decir, como Él
lo recalcaba, cuando era hecho falsamente.  
  La luz del ocultismo en el problema del sufrimiento, es uno
de los más poderosos rayos de esperanza para aquel que es
bendecido con este conocimiento. Debería darnos a todos
prestancia cordial para soportar cualquier aflicción. Todo lo
que nos llega, lo merecemos, y si solamente fuésemos
cuidadosos para aprender la lección, y rendir el servicio y la
ayuda que se nos requiere en cada caso particular, entonces
podremos estar seguros de que estamos no solo liquidando
deudas del pasado, sino también acumulando para nosotros
tesoros en el cielo que se nos conviertan en poder anímico
utilizable para mantenernos en el camino de la rectitud en
vidas futuras.  
---------------------------------------------------------------------------------



*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada