miércoles, 25 de marzo de 2015

El Anómalo Corazón, según Max Heindel



EL ANÓMALO CORAZÓN, SEGÚN MAX HEINDEL


 Los escritos y textos de Max Heindel contienen enseñanzas que van más allá de la fría explicación del Universo y de la constitución del hombre y de los métodos o técnicas para alcanzar poderes o cualidades espirituales. Ese perfume de honradez y solidez conciencial, ese algo más que exhalan sus frases y que llega tan profundamente a sus lectores, se ve exaltado por el hecho que a medida que la ciencia avanza en forma tan apresurada, su obra magna se va agigantando por la corroboración que tiene frente a las verdades inmersas en su obra. Hace poco, en un blog del internet se compartía a sus miembros un escrito sobre la oración y sus efectos y en ella se ponía en tela de juicio su poder en las personas. Yo aducía como respuesta que en el artículo que los científicos exponían, la casuística recogida a lo largo de dicha investigación era poco consistente, por lo que sus conclusiones no eran las adecuadas, por variadas razones, en especial porque la oración, para que sea efectiva y valedera, tiene que reunir varios elementos que Max Heindel y otros místicos anotan, pero sobre todo, aquellos ingredientes que debe tener la oración, es decir que la misma debe ser elevada en forma inegoísta y con intención caritativa. Mientras elaboraba estos argumentos y razonaba de esa manera, me vino a la mente un libro sobre el tema de un investigador contemporáneo norteamericano, ex geólogo de una firma petrolera norteamericana y al que seguramente muchos conocen, Gregg Braden, el cual defiende en forma apasionada el valor de la oración compasiva y expone argumentos sólidos a favor de esta tesis. Hay un vínculo que adjunto para que esta obra, "El Libro de Isaías" sea bajada y leída por las personas que quieran profundizar en el tema:

Aparte de lo que relato, hay una serie de 7 videos sobre este asunto de la oración y su efecto en el planeta, en las sociedades, en el ser humano y en su bienestar espiritual sobretodo, por lo que creo vale la pena verlos en su totalidad. Desafortunadamente no hay su traducción del inglés para los hispano parlantes, aunque la fonética de Braden es muy clara y no se requiere de mucha habilidad en esa lengua:


Lo interesante y pertinente, en suma, sobre lo que estamos dilucidando, es la exposición que él hace sobre investigaciones recientes de la ciencia —ensayadas científicamente y en forma muy coherente— en el sentido de que, a más de los efectos comprobados directos de la oración sobre el ADN humano y por tanto en la vida misma, está lo que Gregg Braden comenta en el segundo vídeo de la serie sobre las investigaciones realizadas por el Instituto HeartMath de California sobre el corazón humano, en las cuales se ha concluido que este importante órgano, además de ser la bomba orgánica que maneja el movimiento del sistema circulatorio sanguíneo, es un órgano, el único del cuerpo humano que emite un campo electromagnético de radiaciones muy potente en forma de un tubo tórico (como un donut doble) que afecta profundamente al ser humano y su entorno; esa energía se irradia más allá del cuerpo entre 1.5 a 1.8 m desde su centro (1). Para comprobar la teoría, realizaron experimentos controlados con individuos entrenados para emitir emociones de varias clases, que ellos denominan 'emociones coherentes humanas'  y midieron las respuesta y reacciones del ADN con relación a esas emociones con resultados sorprendentes, en especial sobre el sistema inmunológico y por tanto sobre la salud, a tal punto que las impresiones emitidas por este campo y generadas desde el corazón y la mente, según sus características y calidades, tenía la capacidad de modificar, asombrosasamente, el ADN de nuestros cuerpos… La ciencia todavía no percibe a plenitud la relación de los procesos vitales con esta función ya develada del corazón. Max Heindel fue taxativo en indicar que "por más de 2000 años… se convino con los sabios de gobernar y obrar en nuestras vidas según la máxima de "devolver el bien por el mal". Él dice que "El corazón pide Benevolencia y amor, pero la razón pide beligerancia y medidas punitivas…." Y continúa: "este divorcio entre el corazón y la cabeza es el que impide el verdadero sentimiento de Fraternidad universal y la adopción de las enseñanzas de Cristo: el “Señor del Amor". 

Más adelante nos enseña que la mente está dominada por los deseos y dice algo enorme: que todos los músculos son expresiones del cuerpo de deseos, mientras que las glándulas son expresiones del cuerpo vital al cual el ego sí puede dominar en cierta manera, mientras que le es imposible adquirir dominio sobre los músculos voluntarios que, según sus propias palabras, están muy bien defendidos por el "enemigo" (el cuerpo de deseos y su esclava, la mente). Por otro lado, aparece también inútil para el ego el dominio del sistema muscular involuntario, dirigido por el sistema nervioso simpático. Aquí viene lo importante de la explicación de M. Heindel y que se relaciona con las investigaciones de Hearth Math: él razona que para que el ego pueda de alguna manera gobernar el sistema nervioso cerebro-espinal y encuentre un asidero en este campo de operaciones hostil, necesita de una base de operaciones que sea compatible, por así decirlo, con ambos esquemas de fibras musculares y sistemas nerviosos y ése es el corazón. El corazón, nos advierte, es el único órgano del cuerpo humano que tiene fibras musculares estriadas transversales y latitudinales, a pesar de ser ahora un músculo involuntario, razón por la que el hombre ordinario no puede dominar la circulación y los latidos cardíacos, pero por ello está relacionado también con el sistema nervioso voluntario. Con el tiempo, y, ¡atención!, "conforme los principios altruísticos de amor y fraternidad vayan vigorizándose, y cuando gradualmente sobrepasen a la razón, que está basada en el deseo, estas fibras transversales se irán haciendo más y más numerosas y más marcadas", lo que implica que el corazón es un órgano que está evolucionando en función de las calidades de las emociones emitidas y sentidas. Nótese que G. Braden afirma que los experimentos del laboratorio californiano y otros explicados en sus libros y vídeos, indican que las emociones modifican el ADN y por ende la alteración orgánica y energética es absolutamente posible y una realidad comprobada en función de este proceso. Nuestro guía espiritual nos hace notar idénticamente que se cree que "el hombre piensa en el corazón" y es cierto porque "así es él". El destino futuro del hombre será el de "pensar" con el corazón y "sentir" con el cerebro, uniendo así los dos caminos, el del místico y el del ocultista científico. ¡Qué emoción tan grande nos embarga al comprobar que la sabiduría esotérica occidental expuesta por este heraldo privilegiado de la O.R.C. se va lentamente entendiendo y gloriosamente comprobando por medio del riguroso camino de la ciencia! Y así como esto aquí brevemente expuesto, el tan desprestigiado éter y las otras manifestaciones de la materia energía sutil que el Concepto Rosacruz del Cosmos explica, se están vislumbrando de a poco y a medida que la astrofísica y la física de las partículas avanzan. Todo ello nos lleva a ratificar, humildemente, que las enseñanzas de la Fraternidad Rosacruz no han perdido vigencia ni actualidad, como algunos advenedizos comentaristas o detractores afirman y que más bien sus enseñanzas brillan y orientan poderosamente a medida que pasa el tiempo y que lo sinceros buscadores de la Verdad encuentran en las obras de nuestro preceptor una inagotable fuente de inspiración y de aliento tanto para la mente como para el espíritu. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota (1): Este experimento es una ratificación más del aforismo hermético de "como arriba es abajo", pues la Tierra emite igualmente campos geomagnéticos de similares características y forma, como se puede observar de las investigaciones recientes. Idénticamente, Max Heindel afirmó hace ya 100 años que los polos de la Tierra invierten su posición con los tiempos, lo cual ha sido recientemente corroborado por las observaciones y datos últimos en forma fehaciente. Nos apoyamos nuevamente en el internet y pedimos que se lea: 


José Mejía.

 Enero 2012 


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada