miércoles, 14 de julio de 2010

Autoestima

Autoestima
Recopilaciones por José Ocampos

La falta de autoestima, no es otra cosa que la ausencia de valorización
personal, la falta de confianza en uno mismo y la carencia de
motivación en el ser integral.

Claro que no debemos de pasar por alto una cosa muy importante,
cuando uno carece de autoestima lo que está potenciando es la
concreción de una energía negativa, (la falta de valorización en sus
posibilidades) que terminará afectándole. De ahí que pueda llegar a
sufrir depresiones periódicas, es decir, que puede llegar incluso a sufrir
determinadas dolencias.

Una situación que podría evitarse con algo tan sencillo como el
auto análisis. Es decir cuando una persona sufre falta de autoestima,
si desea que su problema encuentre solución puede comenzar a enfrentarse
a él de una manera tan sencilla como colocarse delante de
un espejo y formularse las siguientes preguntas: ¿Soy justo conmigo y
con los demás? ¿Por qué me da miedo enfrentarme a las situaciones?
¿Cuáles son las causas? ¿Por qué no lo supero? ¿Hago algo para
remediar la situación? ¿Por qué pienso que yo no puedo hacer eso?
¿Y si estoy equivocado?.

Pues bien si hacemos eso, según la psicología de vanguardia,
el subconsciente irá dando poco a poco las respuestas adecuadas a
modos de pequeñas pildoritas que llegarán en forma de información al
consciente. No olvidemos que la falta de autoestima se cura, pero que
solo la persona implicada lo puede hacer. En suma, primero hay que
ser consciente del problema, luego asumirlo y analizar sus causas y
después buscar la solución adecuada.

¿Cómo potenciar la autoestima? Bien, aunque le parezca sorprendente,
si queremos superar la falta de autoestima tendremos que
empezar por querernos más. Es decir, como señala el dicho popular:
no podemos pedir a los demás que nos quieran si ni siquiera nos que-
remos nosotros. En definitiva, hemos de ser conscientes de que la falta
de autoestima no es más que una manera encubierta de miedo al
fracaso y que si conocemos nuestras limitaciones y lo asumimos, si
nos aceptamos tal como somos, dejaremos de sentir miedo. Porque si
logramos ser nosotros, comenzaremos a tener coherencia en los actos
que realizamos, tendremos perseverancia y una actitud positiva
ante las cosas. No nos amilanaremos y no sentiremos ya temor de dar
el paso hacia delante, pese a quien pese, sin hacer, por supuesto,
daño a nadie y sea cual sea el resultado final. Actuando así el ser que
tiene falta de autoestima superará la barrera y dejará de sufrir el problema
que, además le está impidiendo evolucionar como persona.

Ahora bien, hay que tener en cuenta otros factores además de
los mencionados hasta este momento; por ejemplo, el ambiente del
que sufre de falta de autoestima. Porque es obvio que si se vive en un
entorno de melancolía, de tristeza y, además, si las personas que estan
en su entorno tienen su mismo problema, le será más difícil aún salir
de esa situación. De ahí que sea fundamental que no se rodee de
otras personas con su mismo problema sino de gente alegre y ambientes
luminosos. Es muy importante crear un ambiente grato, agradable
y entusiasta para superar los problemas.

No olvidemos que todos necesitamos energía para enfrentarnos
a las cosas que nos dan miedo, a los casos que nos producen
inseguridad. Y que en la medida que nos sintamos más fuertes, esa
energía resurgirá cuando nos tengamos que enfrentar a esas circunstancias.

Es decir, nuestras actuaciones estarán marcadas por el equilibrio
energético interior, lo que aflorará en un comportamiento armónico
y lineal sin altibajos en lo externo. Emergerá la confianza en nosotros
mismos y nos sentiremos más seguros. Claro que esto es algo
que no se puede conseguir de un día para otro, pero trabajando poco
a poco, paso a paso, siempre se logra.

La depresión crónica: Se trata de aquella que afecta a personas
con personalidad débil y falta de autoestima. Son individuos con pocos
recursos para afrontar situaciones de enfrentamiento y autoridad ante
momentos difíciles. Afecta a mucha gente y puede comenzar a detectarse
ya en la adolescencia.

Hay personas que se sienten incómodos con su entorno al tiempo
que carecen de proyectos claros de futuro. Son por lo general,
personas vulnerables que no cuentan con la necesaria carga de energía
interior para hacerse preguntas como estas: ¿por qué me angustio?
¿Por qué no busco lo que me llena? ¿Por qué no soy feliz?. Y que,
sobre todo, tienen una importante falta de autoestima que influye de
forma decisiva para que se sientan débiles ante el mundo exterior, que
llega a desbordarles y hace que se retraigan, con lo que se sienten
frustrados al no avanzar en la consecución de sus objetivos. Algo que
les hace sentirse inferiores a los demás, a los que sí ven cumplir sus
propósitos, produciéndoles esa enorme sensación de ansiedad. Como
vemos, no es más que un coctel de cosas que les conduce a la tristeza,
la incomunicación y la soledad.

Porque es en la soledad donde desarrollan sus particulares debates
internos que utilizan para acusarse de todo lo que no hacen.
Hay personas que dan la sensación de que se odian así mismas,
se meten en un profundo pozo perdiendo totalmente su autoestima y
como desarrollan una sensación de resentimiento e intolerancia hacia
los que les rodean.

A las personas que vemos que se consideran aisladas, que creen
que no se les toma en cuenta, sufren de falta de autoestima. Estas
personas necesitan ser tratadas con afecto, con consideración, con
delicadeza, con amor, para darles la energía moral que las haga sentirse
como personas de gran utilidad para la sociedad.

Hay personas que tienen grandes cualidades, pueden ser grandes
personas, pero por falta de valorización, por falta de autoestima
no llegan a los niveles donde deberían llegar si tuvieran mayor y real
valorización de su verdadera capacidad.

Para que una persona no pierda su autoestima, tiene que permanentemente
tener un ideal, es el medio único de hacer algo y de
llegar aq hacer alguien. No se podrá comprender el verdadero valor
de la vida hasta que uno se ponga al servicio de un ideal.

La vida es muy triste si no se tiene un ideal y la falta de autoestima
nos hace perder grandes oportunidades en la vida. Cuando el hombre
sabe adonde va, sabe qué es lo que quiere, el mundo entero se aparta
para darle paso.

Napoleón dijo: Cada soldado lleva en su mochila el bastón de
Mariscal, lo que hace falta es voluntad de vencer. Eso es superar la
baja autoestima.

***
451 - JOYAS ESPIRITUALES - 01/00
FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada