lunes, 19 de julio de 2010

CONVICCIONES - Del Libro Divagaciones Poéticas por “Un Viejo Niño”




CONVICCIONES
Del Libro Divagaciones Poéticas por “Un Viejo Niño”


Hay en el mundo, algunas energías individuales,
que las recibimos siempre de los poderes vitales.

Y es indudable, que todas ellas, se interpenetran
perfectamente unas a otras, se ayudan y se sujetan.

Hacemos uso de las energías astral, etéreas y física,
pero, sólo nos damos cuenta, en conciencia vigílica.

Forman la materia, átomos de distinta densidad,
y cada una de ellas desempeña bien su actividad.

Sólo, con más expansión de la conciencia espiritual,
hemos de poder discernir lo que es el bien y el mal.

Únicamente así se vislumbra, un nuevo resplandor
de la conciencia, que todavía está en penumbras.

Como punto esencial, para esta transitoria vida,
hay que concebir abstractamente la luz intuitiva.

Porque para toda enseñanza y muy buena explicación,
ella es la muy poderosa ayuda, para la comprensión.

Nuestra mente necesita, mucho desarrollo anímico,
así como también el cuerpo de deseos y el físico.

Porque todos están unidos, en sus peregrinaciones
en la Tierra, para tener experiencia y sensaciones.

En la vida física, la muy concreta y limitada mente,
necesita ser bien iluminada por el alma consciente.

Porque esta se inclina a los espirituales motivos,
y nunca será arrastrada por los egoístas objetivos.

En el mundo hay causas, para nosotros desconocidas,
que no alcanzamos a saber, por qué son producidas.

No sabemos nada, es misteriosa nuestra existencia,
tampoco sabemos, cómo actúa la Ley de consecuencia.

Siempre pienso que, como principio, es muy bueno saber
que la vida es eterna, no es de hoy, ni mañana, ni ayer.

Pero la grande y maravillosa obra de la creación,
tiene que sufrir una indispensable transformación.

Hay muchos hombres que no llegan al razonamiento,
porque en realidad, les falta buen entendimiento.

Creen que debe aceptarse, lo que el intelecto decreta,
sosteniendo como infalible, a la mente concreta.

Cuán equivocados están, con tan errónea, afirmación;
indican como un hecho cierto, lo que sólo es ilusión.

Sabemos que la existencia de Dios es indiscutible,
pero no lo aceptan, porque El se mantiene invisible.

Siempre siguen dudando, en cualquier circunstancia,
pues, creen ser sabios, y los envuelve la ignorancia.

No entienden que en Dios, no puede existir dualidad,
y que por tanto, no puede haber nunca separatividad.

No quieren admitir, que nuestra vida es transitoria,
que la forma material, no es eterna, sino ilusoria.

Y así, no permiten que la luz, llegue a la humanidad,
rehusan aceptar, lo indiscutible: Que una es la Verdad.

***
453 - JOYAS ESPIRITUALES - 03/00 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada