jueves, 22 de julio de 2010

PILATOS - Federico Harilaos



PILATOS
Por: FedericoHarilaos- EstudianteRosacruz
Revista ENCUENTRO


LUCAS, 23-6
Oyendo esto Pilatos preguntó si aquel hombre era galileo y enterado de
que era de la Jurisdicción de Herodes, le envió a éste, que también está en
Jerusalén por aquellos días.

Viendo Herodes a Jesús se alegró mucho porque había oído hablar de
El y esperaba ver de El alguna señal, le hizo bastantes preguntas pero el no
le contestó nada.

Estaban presentes los principales sacerdotes y los escribas que insistentemente
le acusaban. Herodes con su escolta la despreció y por burla le
vistió una vestidura blanca y se lo devolvió a Pilatos. En aquel día se hicieron
amigos uno del otro, Herodes y Pilatos, pues antes eran enemigos.

JUAN 19-10
Díjole entonces Pilatos. A mí no me respondes?. No sabes que tengo
poder para soltarte, y poder para crucificarte?. Respóndele Jesús: “No tendrías
ningún poder sobre mí si no te fuera dado de lo alto”.

Quiénes estaban presentes? Caifás y todos los pontífices, Pilatos,
Herodes, o sea la suma del poder y el pueblo - estábamos todos ... Judas
que se ahorcaría ... Pedro que se avergonzaría. Momento terrible en que
se juzgaba y condenaba a Jesús, eso creían ellos, eso creímos nosotros.

Ridículos ellos ridículos nosotros. Era la hora del juicio, PERO NO EL DE
JESÚS; en ese momento quedaron juzgados los pontífices, Pilatos, Herodes,
Judas, Pedro y nosotros, cada cual recibió lo suyo, cada cual creyó dar
sentencia usando de su poder, sin darse cuenta que sellaban con sus actos
la suya propia.

JUAN 18-21
Cuando el pontífice preguntó a Jesús sobre sus discípulos y sobre su
doctrina, le respondió: “Qué me preguntas?, pregunta a los que me han
oído, ellos deben saber”.

A Herodes no le contesta ninguna de sus muchas preguntas. Juan 23.9.

A Pilatos tampoco le responde. Juan 9-10.

Podría decirse que los provoca? Si, eso hace, les acicatea la soberbia
para que ellos mismos pongan la sentencia sobre su propia iniquidad.

Para ellos, para nosotros, aquello sucedía en ese momento; para Jesús,
no y El ya sabía quién le negaba, quién le traicionaba, quién le odiaba
y quién le mataba; lo sabía de antes, solo venía a ponerlo de manifiesto y a
recoger los expedientes de cada uno sellados por la evidencia que cada
uno dejaba marcada en ese momento con su propia impresión digital.

Para preguntarse.

¿CUÁL SERÍA YO? ... El que callaba?, el que no le creía?, el que le
condenaba?, Pilatos?, Herodes?, o el centurión que se burlaba, o el pueblo?
...¿cuál?.

¿Qué me dice Jesús?

“Cuando vuelva, ¿cómo me vas a conocer? si puedo ser un pobre, un
enfermo, un mendigo, un pariente, un amigo, o tal vez, un sacerdote.
Cuando hable mal de la justicia y tú seas Juez ¿qué vas a hacer? ...
¿cómo Herodes?.

Cuando hable mal de tus pontífices ¿qué vas a hacer? ... ¿Cómo Caifás?.

Y de tus riquezas? Cuando te roban los poderosos te callas, pero cuando
te roban los pobres, los persigues y los encarcelas, porque temes a los
poderosos; pero cuando Yo vengo y le digo, claro, ¿qué vas a hacer tú?,
vas a dejar que maten?; ¿te vas a seguir callando?; ¿te lavarás las manos?,
¿me condenarás? ... Decídete. te queda poco tiempo; yo ya estoy
llegando y tu serás el que escriba tu propia sentencia.

Que Dios te bendiga

***

454 - JOYAS ESPIRITUALES - 04/00 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada