miércoles, 25 de agosto de 2010

CAÍDOS por EMMANUEL



CAÍDOS
por EMMANUEL


Aproxímate a los caídos, para ayudarlos.

Con todo, no supongas que ellos sean los compañeros que encuentras
en el camino, víctima de la inanición o el desaliento.

Ajústate los lentes del espíritu y sorprenderás a los que yacen postrados,
aún cuando mantengan el cuerpo erguido cual torre inútil.

Entretanto, es precioso comprender para discernir.

Hay quienes cayeron amando, sin saber que el afecto insensato
los arrojaría en las tinieblas.

Hay quienes cayeron en rígidas sillas, por ignorar que las flores
genuinas del hogar acostumbran a vivir con el abono del sufrimiento.

Hay quienes cayeron auxiliando, por desconocer que la caridad
real se apoya en el renunciamiento.

Hay quienes cayeron por devoción a la dignidad, transformando la
justicia en puñal de intolerancia.

Están los que cayeron en los duros frenos del orgullo, imaginándose
más limpios y más nobles que sus hermanos.

Están lo s que cayeron en los fuegos de las pasiones criminosas,
atizados por ellos mismos, a la propia senda.

Están los que cayeron en las gradas del odio, por olvidar que el
perdón es el sustento de la vida.

Y aún están aquellos otros que cayeron en la miseria de la usura,
como si pudiesen comer el dinero que acumularon llorando...

Cada uno de ellos trae dolor, en los recesos del alma, como elemento
de corrección.

No agraves, entonces, su suplicio moral, abriendo sus heridas.

Todos somos viajeros de los caminos de la Tierra, cargando fardos
de imperfecciones.

Hoy puedes extender los brazos y levantar a los que desfallecen.

Mañana, pese a ser nuevo día de recorrer y aunque tengamos la obligación
de orar y vigilar, ninguno de nosotros sabe realmente si va a caer.



* * *

461 - JOYAS ESPIRITUALES - 11/00 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada