sábado, 21 de agosto de 2010

EL REINO DE DIOS - L o s S í m b o l o s B í b l i c o s a l a Luz d e l a F i l o s o f í a R o s a c r u z


L o s S í m b o l o s B í b l i c o s a l a Luz
d e l a F i l o s o f í a R o s a c r u z

Traducido de la revista Correio Rosacruz del
Centro Fraternal Rosacruz de Río de Janeiro - Brasil

EL REINO DE DIOS


El Reino de DIOS que andáis buscando está dentro de vosotros.
Veamos: qué es lo que está dentro de nosotros mismos, sino la Consciencia
en que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser?

Ya fue dicho que esta Chispa de DIOS absorbe o asimila uno u otro
estado de Consciencia manifestado por DIOS en Sí mismo, no de Sí
mismo, con la cooperación de los Seres Creadores. Interpretemos lo que
dice el “Concepto Rosacruz del Cosmos”, cap. VI, en la parte referente a
los “Siete Períodos”:

“En el principio de Manifestación, DIOS diferencia dentro de Sí Mismo
(no de Sí mismo) ...”

Luego, qué es lo que DIOS diferencia dentro de Sí mismo, o en Sí
mismo, y no fuera de Sí mismo? AL HOMBRE. Y esa manifestación Divina
es una CHISPA DE DIOS, o mejor, es la mencionada Consciencia que,
como Dios-Hombre, se transforma en Espíritu Virginal, constituyendo la
Humanidad del actual Período Terrestre.

Esta Consciencia Microcósmica es a Semejanza de la CONSCIENCIA
CÓSMICA del DIOS de nuestro Sistema Solar, como aprendemos
en las enseñanzas de la Sabiduría Occidental.

Todo esto puede parecer (y no faltará quien así lo interprete) una
especie de filosofía sin base. No obstante, veamos lo que dice el Salmo
82: “YO os digo: Vosotros sois dioses, sois todos hijos del ALTÍSIMO.”

A esto se refiere San Juan en el capítulo 10, versículo 34, “Respondióles
Jesús: No está escrito en Vuestra Ley: Yo os digo: Dioses sois?”.

Meditemos pues. A qué DIOS se refiere el Señor: al ALTÍSIMO –
mencionado por el Salmista, y de QUIEN todos somos hijos- o al HOMBRE,
o sea, a esa CONSCIENCIA MICROCÓSMICA que en DIOS vive,
se mueve y tiene su ser, y al CUAL trae “dentro de sí mismo”?

Afirmamos que esta CHISPA DE DIOS trabaja, asimila, obtiene, se
desenvuelve, etc., con la cooperación, en nuestro caso, del Hombre con
sus vehículos más sutiles.

Se podría preguntar, ingenua o maliciosamente: acaso DIOS necesita
de nuestra cooperación? Nuevamente meditemos. Cuando el Señor
de los Señores, Cristo Jesús, vino al mundo, necesitó –siendo ÉL QUIEN
ES!- de la cooperación de Sus Discípulos para realizar Su misión? Él
mismo nos da la respuesta cuando afirma: “Yo no vine a abolir la ley, mas
a cumplirla.”

En esa cooperación que dieran y que todavía dan esas Chispas de
DIOS, los Querubines, los Arcángeles, los Ángeles, y actualmente el
Hombre, están todos al mismo tiempo recibiendo, en la proporción de su
dádiva, la Sabiduría necesaria para dirigir en el futuro su mundo o a los
habitantes de su mundo.

Cuándo ocurrirá esto? No nos detengamos en divagaciones, ya que
el propio Max Heindel nos dice que ni el Período de Saturno fue el Principio,
ni el de Vulcano será el final. Limitémonos a seguir las indicaciones
del Amado Maestro Cristo Jesús y, consecuentemente, a procurar cumplirlas:
“Buscad el Reino de DIOS y Su divina Justicia, y lo demás os será
dado como añadidura.”

Dónde está el Reino de DIOS? EL REINO DE DIOS QUE ANDÁIS
BUSCANDO ESTÁ DENTRO DE VOSOTROS MISMOS.

Meditemos profundamente sobre la Parábola del Sembrador y la
cizaña (Mateo, 13: 24 al 30). Ella encierra una Enseñanza Divina que nos
haría mucho bien asimilar y cumplir. - Salmo 82, versículo 7:

“Todavía, como hombres moriréis y caeréis como cualquiera de los
príncipes.”

* * *

459 - JOYAS ESPIRITUALES - 09/00 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada