martes, 31 de agosto de 2010

Pobreza (2) - Recopilaciones por el Hno. José Ocampos



Pobreza (2)
Recopilaciones por el Hno. José Ocampos


El problema de la pobreza debe ser analizado en su debida dimensión
y jamás se lo debe desmerecer, porque la extrema pobreza que
soporta gran número de personas puede promover en todos los continentes
y en todos los países, el desastre de la violencia.

Hemos sido pobres desde los albores de nuestras respectivas nacionalidades,
ha dicho el secretario de la O.E.A., pero a esa expresión,
hay que añadir que son los que menos se han beneficiado del trabajo y
del sacrificio, situación que debe cambiar si no se quiere que, en cualquier
punto del continente, se produzca un estallido social que se riegue por
toda América.

La pobreza es una bandera agitada por todos los idealistas, sociólogos,
politólogos, todos los expertos y todos los aventureros de la cosa
pública y nadie profundiza, porque ninguno de éstos la vive.

La gente que más habla de pobreza está muy aseguradá en su
discurso y en su posición, y nunca ha pasado pobreza, nunca ha sufrido ni
ha estado cerca del pobre. Es terrible vivir la pobreza sin esperanza.

¿Cómo es posible que un hombre sea libre, próspero y feliz en tanto
se encuentra preso y esclavizado por el pensamiento de pobreza, por la
convicción de que es un mísero desdichado y que no podrá triunfar como
triunfan lo demás?.

Cristo fue enviado por el Padre a evangelizar a los pobres y levantar
a los oprimidos.

Bienaventurados los pobres, bienaveturados los mansos, bienaventurados
los que sufren, bienaventurados los pacíficos, bienaventurados

los que tienen hambre y sed de justicia. Así fue desarrollando su magistral
lección el Maestro de Nazaret.

Una de las principales preocupaciones de todo gobernante capaz,
debe ser la disminución del nivel de pobreza que es el índice común de
muchos países.

La pobreza se origina en la ignorancia, en la falta de conocimientos
de la técnica, en la incapacidad de los pueblos de crear y producir y en la
ausencia de voluntad de los hombres en querer cambiar las cosas.

Dice el Monseñor de Cuenca (Ecuador), Luna Tobar: El mejor negocio
para los políticos, empresarios y capitalistas es la pobreza.

No se puede llegar a afirmar que la pobreza va a ser superada. La
pobreza no es un dato a secas a la que hay que dar una respuesta. La
pobreza está estrechamente vinculada al exceso de concentración de la
riqueza en pocas manos.

La pobreza implica una gran vulnerabilidad para el continente, y un
gran peligro para las democracias, si no tienen la participación igual de
todos los sectores de la sociedad, tanto en la política como en la economía.

Los pobres latinoamericanos podrían constituirse en una amenaza
que socave la estabilidad alcanzada, advierten diversos expertos.

Según informe de las Naciones Unidas para el desarrollo, de los
136 millones que había en la región a fines de los años 70, se pasó a 183
millones en los 80 y a 200 millones en la última, una cifra que representa
46 por ciento del total de la población.

Si el nuevo orden internacional ignora a esa marca humana que
migra buscando sobrevivir, el futuro será el de gran desorden internacional
y en lugar de repartir riqueza, estaremos distribuyendo pobreza, declaró
Lelio Mármora, jefe de misión de la Organización Internacional para
las migraciones.

En la conferencia realizada en la Capital de Dinamarca entre los
meses de Febrero y Marzo de 1.995, quienes allí se reunieron tenían
como objetivo encontrar el camino para lograr la disminución de la pobreza
y la mayor solidaridad de las naciones.

La gran tragedia que vive la humanidad en estos años, a fines del
siglo XX, es el clamoroso crecimiento de las desigualdades entre los pueblos.
Hay un verdadero enfrentamiento de ricos cada vez más ricos y
pobres cada vez más pobres.

Según datos que se han publicado, la riqueza mundial está en manos
de un 20% de individuos y este 20% se concentra en los países ricos
del norte del globo.

Pobreza y epidemias van de la mano. Los investigadores sostienen
que el ser humano desnutrido o en mal estado físico, se convierte en
caldo de cultivo para nuevas epidemias.

El aparecimiento de nuevas enfermedades en Latinoamérica y Africa
obedece a problemas nutricionales que continuarán reproduciéndose
en la medida que las condiciones de vida se empeoran.

* * *

463 - JOYAS ESPIRITUALES - 01/01 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada