miércoles, 4 de agosto de 2010

UN SUEÑO LÚCIDO - Del Libro Divagaciones Poéticas por “Un Viejo Niño”



UN SUEÑO LÚCIDO

Del Libro Divagaciones Poéticas por “Un Viejo Niño”



Veo que a muy corta distancia, hay una elevada colina,
y según yo puedo observar, la luz del sol ya declina.

Mas, todavía existen en la cumbre, suficientes luces,
como para distinguir perfectamente bien, tres cruces.

Por un camino, desciende cabizbajo, José de Arimatea,
que protesta por la ruin actitud del pueblo de Judea.

El corazón y la mente de Arimatea, están intranquilos,
por lo que divisan con tristeza, sus húmedas pupilas.

Mas, de pronto, y antes de su gran desahogo en llanto,
se junta con él, otro hombre que también sufre tanto.

Es un joven que, muy triste estaba en la vera del camino,
pensando muy profundamente, en lo que sería su destino.

Este joven, a ratos prorrumpía en llanto, sin consuelo,
notándose en él, la angustia insondable, de su duelo.

Al contemplarlo, Arimatea, quedó de él compadecido;
y entonces, se acercó con mucha ternura, al afligido.

Y le preguntó tú también lloras porque murió Jesús?
consuélate; desde la Vida Eterna, nos enviará su Luz.

Sí, su cuerpo ha muerto, para salvar al mundo entero,
por eso, su cruz es casi siempre un motivo placentero.

Señor, no debéis creer que por El, es que yo lloro, no,
contestó el joven, con bastante, humildad y decoro.

Le repito, una vez más señor, no lloro por El, como por mí,
porque yo nada hice por El, pero mucho bien de El recibí.

El me enseñó, ser siempre muy pródigo en perdones,
y también lograr el dominio de mis malas pasiones.

Me enseñó que al hambriento hay que darle de comer,
así, como también, al sediento hay que darle de beber.

Todo lo que su bondad me enseñó, yo siempre lo he hecho,
porque sólo el cariño, amor y fe, yo albergo en mi pecho.

Pero yo lamento mucho, no haberlo ayudado, sin embargo,
y esa es una gran pena para mí, ¡Es un cáliz muy amargo!

***

456 - JOYAS ESPIRITUALES - 06/00 - FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada