martes, 10 de agosto de 2010

LA LEY DE ARMONIA - Raghozin

LA LEY DE

ARMONÍA

Raghozini

Fiat "Lux", la palabra como sonido es productora de luz, o más bien generadora de movimiento que es el que produce luz y calor.

Luz, calor y movimiento son los tres aspectos de la Divina actuación del Logos dentro del sistema solar; el Logos, es decir el sonido, es la razón de ser de la existencia de cada cosa y del Universo en general.

Algunos ocultistas, no precisando bien los hechos, suelen confundir al Logos, al sonido transformados y sostenedor de universos y mundos, con Dios; es decir, con el Espíritu Esencial de todo cuanto es, ha sido y será. Por tal razón debemos establecer categóricamente la diferencia entre un Logos, es decir, un centro de conciencia de un sistema, y el absoluto Dios sin limite en tiempo y en espacio.

El Logos solar, el sonido base que sostiene la estructura del sistema de mundos llamado solar, es lo que se conoce en la literatura espiritualista con el nombre de Cristo.

Lo estudiantes de la más sublime de la ciencias, deben saber esto con toda claridad para evitar confusiones que obstaculizan la verdadera comprensión de las leyes de la vida.

La fundamental ley de la existencia es armonía; la armonía sostiene un punto equilibrante la dualidad, lo masculino y femenino, la electricidad y el magnetismo, la luz y la sombra, el espíritu y la materia. De tal suerte que la armonía es la ley de la existencia en cualquier cosa o ser, de todos lo que pueden ser definidos y estudiados dentro del conjunto universal.

Si tuviésemos suficiente evolución para sostener la armonía de los opuestos dentro de nuestro psico-físico, podríamos conservar nuestra existencia humana en forma definida; pero como carecemos todavía de la evolución suficiente, prepondera en nosotros alguna fuerza que al causar inarmonía en el conjunto de nuestro ser, va destruyendo progresivamente nuestro organismo psico-físico y naturalmente tiene que llegar el momento en que haya que huir como Egos, abandonando el organismo que al haber perdido la armonía, ya no es un adecuado templo para nuestro ser interno.

Mientras exista armonía entre la asimilación proporcionadas, ciertamente habrá inmortalidad en la vida celular; pero cuando domina la eliminación o a la inversa, viene la natural inarmonía y por tal razón la destrucción de la forma, la dispersión de la substancia, la terminación de la vida de una célula, que es la base y fundamentada la estructura organizada de un ser viviente cualquiera.

Al movilizar el punto matemático de la armonía, resulta la actuación de la ley conocida como Causalidad o Karma, hecho que nos permite ver con claridad todos los acontecimientos que rodean la vida de un ser, de una especie, de un mundo o de un sistema de mundos.

La ley de Causalidad, única que explica la razón de las diferencias tanto humanas como de seres y cosas, emerge, procede, tiene su origen en el punto matemático de la armonía.

Y aquí llegamos a algo que los estudiantes de América no conocían en ninguno de los libros hasta ahora escritos ni en los cursos de ninguna de las instituciones que hasta el momento distribuyen información filosófica conocida en este hecho esencia, es decir, de donde procede o parte la actividad llamada Causalidad; la Causalidad, Némesis de los griegos, Karma de los filósofos de oriente, tiene su raíz en el punto matemático llamado armonía, Od, o bien electromagnetismo.

Concebir la existencia de algo como abstracto y absoluto espíritu; o bien imaginar que sea absoluta materia, es concebir solamente los extremos de una misma cosa única y eterna. Espíritu sin substancia, sería fuerza sin resistencia o mejor dicho nada; concebir la absoluta inercia, lo que realmente no existe en ninguna parte, puesto que todo está en perpetuo movimiento. De tal suerte que espíritu-materia, fuerza y resistencia, electricidad y magnetismo, etc., son la verdad fundamental de la verdadera ciencia endotérica.

El punto matemático, el punto medio de ese imán universal, el cual atrae por un polo e irradia por el otro, es dentro del ser humano el ente llamado Alma. El Alma es por lo tanto el punto matemático de armonía entre el Ego y el cuerpo, entre el espíritu encarnado y la materia que le sirve de instrumento. El Ego es el espíritu dentro del hombre, el cuerpo la materia del mismo y el Alma el electromagnetismo, el Od, o sea la armonía que debe existir para que los dos aspectos cumplan la función que les está encomendada dentro del ritmo maravilloso de la evolución.

Los estudiantes deben meditar seriamente hasta actualizar la completa conciencia concerniente a la ley de la armonía, ley que aun no había entrado en el escalafón de nuestras investigaciones ocultas y que hoy entra en la esfera del conocimiento, para que un día llegue al de la realización.

Comúnmente satisfechos estábamos con comprender las diferencias humanas y los estados en la evolución, al saber que la ley de causalidad o Némesis, defina con satisfacción los hechos, pero seguramente no había pasado por nuestra inteligencia de estudiantes el inquirir cual la raíz, el punto matemático del cual debía partir la acción para convertirse en reacción, cual el punto de apoyo para palanca de que nos habló Arquímedes; pues bien, ese punto de apoyo para mover las fuerzas del Universo, es la armonía; no habiendo ARMONÍA, no hay estabilidad, y no habiendo estabilidad, no hay apoyo y no existiendo el apoyo, no puede haber desplazamiento de fuerza afectiva.

Por ello, cada estudiante debe meditar seriamente en la armonía para que comprenda que ella en el hombre es el Alma, que en el Universo es el punto matemático de la Cruz que permite que las fuerzas centrífuga y centrípeta mantengan la estricta marcha armónica de los mundos y de los sistemas de mundos, de la humanidad y sus intimas correlaciones en la evolución y multiplicación de la especie, de los animales, de los vegetales, y sobre todo, de la potencia base de todo le proceso bioquímico que es en sí el reino mineral, esqueleto de la tierra, esqueleto de los animales y el hombre y base fundamental de la estructura morfológica vegetal.

¡Oh Armonía, oh punto matemático, centro maravilloso de la Cruz divina, Rosa esplendente de los Rosacruces, armonía de los opuestos, razón de ser de todo cuanto existe, a Ti Divina Esencia, de nuestras mentes y de nuestros corazones!.


* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada