lunes, 30 de agosto de 2010

Leído en Joyas Espirituales



* * *

Cuando se te haya ofendido de cualquier manera, recuerda que
el que ofende, siempre sufre más que la persona ofendida.

Procura que la fuerza de tu afecto hacia otro no perturbe tu
equilibrio o el suyo. Tu servicio debe fortificarle y no debilitarle.

J. S. Arrundale


* * *


No sientas envidia por la capacidad de auxiliar que otro
tenga. Debe más bien alegrarte de que tal poder exista, para ayuda
de aquellos a quienes el tuyo no alcanza.

J. S. Arrundale


* * *

462 - JOYAS ESPIRITUALES --- 12/00 --- FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada